Ellen Degeneres 686x385, Hay una lesbiana en mi sopa

2020 está siendo un año particularmente cambiante. Un día estás feliz por el mundo, al siguiente te mandan a casa. Una mañana Ellen es querida por todo el mundo, y por la tarde es poco menos que Belcebú reencarnado. Perosnalmente, este asunto me ha pillado un poco a traspié porque no he estado muy al tanto de casi nada, pero he investigado un poco y si a ti te ha pasado lo mismo, a lo mejor este artículo te viene bien para enterarte. ¿Qué está pasando con Ellen?

La comediante y presentadora Ellen DeGeneres siempre ha sido considerada una luchadora, alguien que pasó del ostracismo en los medios de comunicación por su orientación sexual (ella fue la primera artista mainstream en decir públicamente que era lesbiana, lo que le acarreó consecuencias a nivel laboral, ya que estuvo tres años sin poder trabajar). Pero a raíz del cambio de modelo de producción motivado por el confinamiento, muchos de sus trabajadores han empezado a destapar que existía una «cultura tóxica en el lugar de trabajo» en su show.

Ellen Degeneres, Hay una lesbiana en mi sopa

En marzo, el comediante Kevin T. Porter inició un hilo de Twitter pidiendo a la gente que contribuyera con «las historias más locas que hayas escuchado sobre el mal comportamiento de Ellen. Las respuestas llegaron rápidamente a casi 3000, y cuatro meses después, Buzzfeed News publicó una investigación en la que un empleado actual y diez ex empleados de Ellen contaron historias de «toxicidad diaria», incluido el despido después de estar de baja médica o días de duelo para asistir a funerales, ser sometidos a microagresiones racistas en el lugar de trabajo y que se les prohibiera hablar con DeGeneres en la oficina.

Ellen DeGeneres 3, Hay una lesbiana en mi sopa

Pocas semanas después, ya en el mes de abril, se supo que el equipo que hacía posible su programa estaba bastante cabreado por el trato que estaban recibiendo, ya que no se les informaba sobre sus horas de trabajo, sobre sus pagas o sus consultas sobre su salud física y mental por parte de los productores. Recordemos que Ellen es también productora de su programa. Pero la gravedad del asunto, que no es poca, no termina ahí, ya que ex empleados contaron haber sido objeto de acoso sexual y mala conducta a manos de varios de los productores ejecutivos del programa.

Llegados a este punto, y sin una palabra de Ellen hasta el momento, por fin se decidió a dar algún tipo de explicación. En un comunicado lanzado a sus trabajadores, y del que se hizo eco la revista People, DeGeneres echaba balones fuera y aseguraba desconocer estas situaciones.

También estoy aprendiendo que las personas que trabajan conmigo y para mí están hablando en mi nombre y tergiversando quién soy y eso tiene que terminar. Como alguien que fue juzgado y casi perdió todo por ser quien soy, realmente comprendo y siento una profunda compasión por aquellos a quienes se mira de manera diferente, o se les trata injustamente, no son iguales o, peor aún, se les ignora. Pensar que alguno de ustedes se sintió así es terrible para mí. Ha pasado demasiado tiempo, pero finalmente estamos teniendo conversaciones sobre equidad y justicia.

Por supuesto, su esposa, Portia de Rosi, inició una campaña de apoyo a Ellen con una publicación de Instagram a la que seguidamente se sumaron más rostros conocidos como Katy Perry, Diane Keaton o Kevin Hart.

https://www.instagram.com/p/CDb1I_Jp2S1/?utm_source=ig_embed

¿Va a dejar el programa? Pues… Pues no se sabe, aunque es más que posible que deje durante un tiempo de ser el rostro visible de su propio show. Ellen tiene contrato con Warner hasta 2022, y los rumores apuntan a que va a aguantar hasta esa fecha en la producción del programa, que estaría presentado por otra persona. De todos modos, el tiempo lo dirá.