Julie Maroh, la creadora de la novela gráfica El azul es un color cálido en la que está basada La vida de Adèle, ha criticado duramente el enfoque sexual que se le ha dado a la película en unas declaraciones a THR. «Esto es lo que le faltó al rodaje: lesbianas», ha dicho, en referencia a las actrices y su clara orientación sexual. «Ellas son totalmente heterosexuales, a menos que se demuestre lo contrario», explicó Maroh, que al parecer no ha sido capaz de encontrar en sus interpretaciones a los personajes que ella creó.

La autora de 'El azul es un color cálido' tacha de 'ridículas' las escenas de sexo de 'La vida de Adèle'aplaudidísimas por la crítica, por cierto), son irreales. En concreto las ha descrito como «un escaparate brutal y quirúrgico, exuberante y frío de supuesto sexo entre lesbianas, que se convirtió en pornografía». En su opinión, los homosexuales que vieron estas escenas «se reían» porque «no eran convincentes y las encontraron ridículas». «Y los pocos que no se estaban riendo eran los hombres, demasiado ocupados saboreando la encarnación de sus fantasías en la pantalla».

En resumen, Maroh cree que la adaptación de la novela se ha convertido en un proyecto vouyerístico, más centrado en reflejar las fantasías masculinas sobre el sexo lésbico que en hacer un retrato realista del lesbianismo.

Fiu… Esto sí que no se lo esperaba nadie. Ha sido un ENORME jarro de agua fría, después de toda la expectación que ha generado la película.

Como el largometraje ni siquiera tiene fecha de estreno en España, no podemos contrastar la veracidad de la crítica feroz de Maroh, pero abre un debate muy interesante sobre las adaptaciones hechas por heterosexuales de obras cuyos autores originales son homosexuales. ¿Crees que una actriz hetero no puede interpretar a una lesbiana de manera realista? ¿Piensas que Hollywood da un enfoque pornográfico a las relaciones sexuales entre mujeres?

Mi humilde opinión es que en el cine pocas cosas tienen una aproximación realista… Drama, romance, sexo… en la mayoría de las películas todo es hiperbólico al máximo y, por lo general, bastante alejado de la realidad, pero eso no quita que sí, en general los retratos del lesbianismo hechos por hombres se parecen demasiado a un clip guarro de YouPorn. Es casi imposible encontrar un director capaz de atrapar la esencia de las relaciones entre mujeres sin utilizar el sexo como hilo conductor de la historia. ¿Pero qué pensáis vosotras?

Vía eCartelera.com  @unachicademarte

13 Comentarios

  1. Joder, pues vaya… Yo que ya la tenía apuntadísima para verla en cuanto pudiera. Pero creo que si la autora se queja, es por algo. Quizás ella se queja con demasiado fervor (cosa que no encuentro del todo extraña puesto que es su obra lo que están «estropeando») y si vemos la película no nos parece para tanto.

    En cuanto a si creo que una hetero no puede hacer de lesbiana bien, pues yo creo que sí, porque he visto películas donde las actrices son heteros (o eso han declarado) haciendo de lesbianas y me lo he creído, así que a menos que hayan mentido y sean lesbianas ocultas o bisexuales, sí creo que pueden hacerlo bien.

    Yo más que a las actrices, culparía a la dirección de la película, que he visto a la misma actriz hacer un papelón en una película y en otra querer cortarme las venas con su interpretación.

  2. Estoy de acuerdo contigo… si el director se empeña en que la escena sea de una manera determinada, no hay mucho más que decir: las actrices tienen que hacerlo y punto. Pero se ve que la autora, por la razón que sea, fueran lesbianas. A lo mejor es que le hacía más ilusión.

    De todos modos, debe de haber un tira y afloja raro entre la autora original y el director de la película, porque acabo de leer por ahí que ella se quejó de que no la mencionara cuando recogió la Palma de Oro en Cannes. Se ve que hay mar de fondo entre ellos.

    Yo hasta que no vea la peli prefiero no opinar, la verdad. Y, oye, que tampoco me amargará un dulce si las escenas son más tórridas de lo normal. ¿O acaso no lo eran en The L Word y estábamos encantadas? Pues eso. Habrá que esperar.

  3. Igual es que me encanta, pero por poner un ejemplo a Piper Perabo me la creo.
    Estoy deseando ver la nueva modalidad de telesexo, nunca mejor dicho. Los ultraorgasmos por caricias del estómago y lametazos de rodilla de Room in rome me mataron, cómo se superarán?

  4. Uy… lo de Room in Rome no es superable… Esa es una película que va de… ¿de qué va? Yo solo vi sexo xDDD Así que esto tiene que ser diferente. Me parece que la directora está con un rebote curioso, pero yo estas escenas me las imagino menos directar que las de Room in Rome. Quizá me equivoque. ¿Ojalá me equivoque? xD

    PD: estoy de acuerdo con Piper Perabo. Menos cuando besa. Cuando da besos es muy hetero xD

  5. Eso no era sexo, era un cuento chino. Room in Rome iba de dos tias q se corrian por hacerse »el sanica sanana culico de rana».
    Oish no me he fijao en si besa hetero, me obnubila toda ella.

  6. Completamente en desacuerdo. Es una auténtica maravilla. De las pocas cintas que he podido disfrutar (y me quedo corta) de temática entre chicas. A otros niveles es también una obra de arte, pero si lo juntas todo… pués es lo que me encontré, una auténtica maravilla fílmica. Pero bueno, para gustos colores. Para mí «Habitación en Roma» (por poner un ejemplo) sí fue un auténtico videoclip pseudometafísico, un desatino total, una frustación a cada minuto de poder creerme algo de lo que estaba viendo, un guión poco inteligente ni trascendente, una auténtica burbuja luz y sombras bonitas aunque abigarrados, que no me acercaban ni por un momento a lo que «La vida de Adele» consigue, una, otra, una y otra vez. Completamente admirada con la película. Lo reconozco.

  7. Creo que estas escenas causan tanta indignación porque en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Ni las lesbianas practicamos tan frecuentemente las tijeras (de hecho es una postura poco común y que está más presente en las fantasías heteros que en nuestras prácticas reales) ni desde luego tampoco follamos así la primera vez, como dos actrices porno que ya lo supieran hacer todo. No seamos inocentes, por favor: nuestra indignación radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. De ahí nuestra indignación. Aunque quizá es difícil de comprender por el colectivo ajeno a las lesbianas… es como si hubieran cogido algo importante o valioso para nosotras y lo hubieran pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excitara y se regodeara vulgarmente. Nuestra indignación viene de que se haya manipulado y ninguneado el sexo lésbico por parte de un director heterosexual, y en esto tengo que darle la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?

  8. Creo que estas escenas causan tanta indignación porque en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Ni las lesbianas practicamos tan frecuentemente las tijeras (de hecho es una postura poco común y que está más presente en las fantasías heteros que en nuestras prácticas reales) ni desde luego tampoco follamos así la primera vez, como dos actrices porno que ya lo supieran hacer todo. No seamos inocentes, por favor: nuestra indignación radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. De ahí nuestra indignación. Aunque quizá es difícil de comprender por el colectivo ajeno a las lesbianas… es como si hubieran cogido algo importante o valioso para nosotras y lo hubieran pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excitara y se regodeara vulgarmente. Nuestra indignación viene de que se haya manipulado y ninguneado el sexo lésbico por parte de un director heterosexual, y en esto tengo que darle la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?

  9. ¿El tribadism una postura poco común? Que para ti sea poco común es una cosa, pero es la que yo siempre practico. A diferencia tuya no uso consoladores, falos de plástico, ni dildos ni ninguna de esas cosas que inventaron los hombres, tampoco le introduzco los dedos en la vagina a mis parejas ya que lo considero algo innecesario sin mencionar que rechazo cualquier forma de penetración ya que lo considero como un acto patético de intento de imitación del sexo hetero al cual rechazo totalmente, y no soy de practicar mucho el cunilingus la verdad, porque no es que me queje, pero algunas desconocen lo que es la higiene ahí abajo. Lo normal no es que te huela a pescado ahí abajo, eso es lo anormal, una vagina sana no tiene olor a eso, y me molesta que generalicen que nos huela así a todas porque no es así.

    En lo personal yo practico varias variaciones de tribadism y es divertido, hasta el momento he logrado obtener más de 200 orgasmos, y he agregado como regla que toda amante mía en la cama tenga como mínimo casi 100 orgasmos, y esa es la parte difícil, la mayoría después de más de 10 orgasmos creen que ya fue mucho y que se están pasando de lujuriosas. Al parecer tenemos que trabajar más en la liberación sexual femenina ya que he visto que muchas otras mujeres se ponen un límite a la hora de disfrutar del sexo

    Además el tribadism será poco común ahora con el patriarcado reinando por doquier, pero en el pasado a las lesbianas se nos decía tribades o tribadistas.

    Yo soy de esas lesbianas lipstick con uñas largas y con manicura, y me molesta que muchas me digan que no soy lesbiana solo por mis uñas o por mi aspecto, ya que tengo un look muy femenino. También me molesta cuando llevo chicas a mi casa para hacerlo y se sorprenden porque no tengo ni un solo consolador, dildo con arnés o cualquier tontería falica, a las hetero las disculpo por su ignorancia porque ellas no saben, pero el problema es que hay lesbianas que piensan que esas basuras son necesarias para el momento especial, igual con lo del dedeo, yo jamás lo uso y me molesta que intenten dedearme a mi, de hecho suspendo el acto y me visto y me voy del cuarto cuando intentan hacerme eso, mi himen esta intacto y quiero que se conserve así, En cuanto al sexo oral la verdad lo practico muy poco, para mi es algo puramente opcional, solo con chicas que tengan muy buena higiene lo hago, si no me agrada el olor ni el sabor simplemente paso de hacerles eso y me concentro en hacer otras cosas o de plano me comienzo a vestir y me salgo del cuarto. Muchas lesbianas piensan que el sexo oral es imprescindible, para mi es solo meramente opcional. Solo necesito frotar mi cuerpo con el de otra mujer para lograr obtener mis orgasmos y para causarselos a ellas, no necesito nada más.

  10. Completamente de acuerdo contigo Angela, ya comenzaba a dudar si yo era la que estaba mal, pero veo que también hay mujeres que piensan como yo.. Saludos

  11. Completamente de acuerdo contigo Angela, ya comenzaba a dudar si yo era la que estaba mal, pero veo que también hay mujeres que piensan como yo.. Saludos

Comments are closed.