La semana entra en su recta final y hacemos un pequeño resumen de lo más destacado:

Se ve que la iglesia católica no tenía a quién joderle la vida esta semana, o que estaban aburridos, porque hemos tenido siete días bien cargaditos de noticias relacionadas con nuestros fans número uno. Primero supimos que la Biblioteca de Autores Cristianos acaba de publicar un Manual contra la homosexualidad sobre el cual no me voy a explayar porque ya nos quedamos a gusto desahogándonos aquí.

Una propuesta útil sobre qué hacer con el Manual contra la homosexualidad:

(Te invitamos a que nos des las tuyas si quieres)

Pero el culebrón venezolano vaticano no se quedó ahí, qué va. Siguió cuando los periódicos nos informaron de que el papa admitía la existencia de un lobby gay en el Vaticano que acto seguido quedó desmentido.

Nuestra humilde opinión es que para haber jurado voto de castidad, estos curas están muy pero que muy salidos obsesionados con el sexo, aunque imaginamos que la culpa de esto (también) la tiene el lobby gay, que los tienta con sus culitos redondos y torneados en el gimnasio. Quién sabe. Es un misterio del calibre del embarazo de la virgen María, pero nosotras no nos rendimos y seguiremos investigando.

Culebrones vaticanos, revueltas en el exterior y Bar Refaeli orinando de pie, lo más destacado de la semana
¿Lobby gay? Where?

En la misma línea está una noticia relacionada con la Asociación Remar a España, una pseudo ONG que las malas lenguas dicen que es una secta. Su fundador es Miguel Díez, un personaje que está convencido de que las mujeres que han sufrido violaciones es porque, en realidad, las han «provocado» y que compara a los gays y lesbianas con «Satanás». A estas bellísimas personas no solo les estamos abriendo las puertas, sino que Zaragoza se dedica a regalarles terrenos para que levanten allí una nueva sede. Mis condolencias, queridos maños. Hoy mi pensamiento está con vosotros.

Culebrones vaticanos, revueltas en el exterior y Bar Refaeli orinando de pie, lo más destacado de la semana

Y de España nos vamos al exterior, porque la cosa está que arde, especialmente en Rusia, donde ya no solo se persigue abiertamente la homosexualidad, sino que ahora han aprobado una ley para prohibir que se hable de ella. Está prohibido hablar sobre croquetas, pero follar por el momento está permitido. Todo muy lógico. La homofobia rusa es ya preocupante, pero sobre todo es una vergënza.

Culebrones vaticanos, revueltas en el exterior y Bar Refaeli orinando de pie, lo más destacado de la semana

En Francia tampoco se quedan cortos y la semana pasada asistimos al bochornoso espectáculo de un activista que interrumpió la final de Roland Garros para protestar contra el matrimonio homosexual.

[youtube=http://youtu.be/tB8et8A3SXU]

Tiene bemoles que lo hagan en pro de los derechos de los niños. ¿Es este el ejemplo que quieren dar a los críos? ¿Interrumpir un espectáculo deportivo pacífico CON BENGALAS EN LLAMAS, la cara cubierta con una máscara y gritando? Ya veo…

En Alemania, por otro lado, se está a punto de aprobar una ley para equiparar las ventajas fiscales de los homosexuales con las de los heteros. Hombre. Menos mal. ¡Merkel ha hecho una cosa bien! Imagino que algo tendrá que ver con eso de que se le avecinan las elecciones.

Y lamento decir que la única noticia graciosa de esta semana es la foto que nos ha regalado Bar Refaeli en apoyo a la comunidad LGBT. La modelo aprovechó que estos día se celebra el Orgullo Gay de Tel-Aviv para colgar esta instantánea en la que aparece meando como un hombre. La foto iba acompañada del siguiente texto: «Gays, lesbianas, transexuales, todos iguales».

Culebrones vaticanos, revueltas en el exterior y Bar Refaeli orinando de pie, lo más destacado de la semana
Así es como se orina en el «Bar». Ha-ha-ha. Chiste muy malo. Somos muy fans de la modelo.

Y hasta aquí nuestro resumen de una semana complicada, con más sombras que luces, aunque nosotras mantenemos la esperanza intacta. No desesperes, amiga croqueta, seguro que la siguiente será más agradable.

@unachicademarte

5 Comentarios

  1. Jajajaja, yo soy de Zaragoza y puedo decir que los de Remar tienen un almacen por la avenida cataluña para vender sus cosillas, pero vamos, no me imaginaba todas esas barbaridades ._. ya entiendo las pegatinas que les acusan de secta.

    En fin, se están dando muchos pasos atrás, pero hay que aguantar y luchar. ¡¡Animo chicas!!

  2. Anima a todos tus amigos con perro a que sean incívicos y dejen la mierda del animal ahí. Aunque claro, la peste a homófobo no se quita ni con mierda ¬___¬

  3. Me llena de tristeza todas estas noticias 🙁 La gente no parece entender que los demás tenemos derecho a hacer nuestra vida sin que ellos se metan a juzgar o legislar. ¿Qué no quieres casarte/follar con alguien de tu mismo sexo? Felicidades, no lo hagas. Pero déjanos a los demás en paz, joder.

    Al menos todavía queda gente maja, como esta modelo, que da un poquitín de ánimos…

  4. Joder, que miedo de sociedad en la que vivimos. Manda huevos que en pleno siglo 21 sea más perseguido el hecho de amar a alguien de tu mismo sexo, que el de estar en una secta que dice que hay hijas que violan a sus padres… No sé, es demasiado bizarro.

    Y lo de rusia ya lo sabía, y no sólo pasa ahí (bueno, ya vemos lo de francia), sino casi en cualquier país de la ex unión soviética. Hace un par de años leí una noticia de que habían incendiado un bar de gays en ucrania y al parecer en poco tiempo se dijo que todo había sido por un accidente y por lo mal que estaba acondicionado el local, pero ciertos activistas gays decían que había sido provocado porque había pintadas con frases homofobas y que la misma policía lo había encubierto. Todo muy triste.

    Menos mal que tenemos ayuda de ciertas celebridades en cuanto a la visibilidad y eso siempre ayuda a no perder del todo la esperanza en la humanidad y en que, con el tiempo, lo conseguiremos.

  5. Mi teoría es que este mes las cosas van a estar incluso más agitadas de lo normal. Es junio, el mes ‘gay’ por excelencia en todos los países. Hay gente que con tal de amargarnos la fiesta, cualquier cosa. Ojalá me equivoque.

Comments are closed.