Violette film

Durante los años 50 Francia se erigió cabeza visible de la literatura feminista y filosófica. El trabajo de Sartre y de su compañera Simone de Beauvoir, autora de El segundo sexo, obra capital del feminismo, es conocido y reconocido, pero no fueron los únicos que trabajaron sobre estos temas. Entre ellos se encuentra también Violette Leduc, una escritora más que interesante, de la cual un biopic se estrenará a finales de junio en cines.

Simone de Beauvoir es el máximo apoyo de Leduc a la hora de escribir, la que le alienta para que use los sentimientos que tiene por ella como fuente de inspiración y fuerza para encontrar historias que contar. De la frustación por el rechazo nacerán sus obras más potentes y reconocidas. El personaje de Violette Leduc es fascinante: desde que en su adolescencia fuese expulsada de un internado por mantener relaciones con otra alumna, y con Denise Hertgès, su profesora de música y quien inspiraría los personajes de Cecile en Ravages y Hermine en La bâtarde, su vida es una lucha constante por ser querida y aceptada. No en vano su última obra, póstuma, se titula La caza del amor. Una autora relativamente desconocida de la que ahora podremos disfrutar de su vida en la gran pantalla.

3 Comentarios

  1. Esta noticia me acaba de alegrar el día! Conocí a Simone de Beavouir gracias a mi profesor de filosofía el año pasado y desde que empecé a leer sus obras estoy completamente fascinada por ella. Si bien sabía de su amistad con Violette, lo que no sabía era que ellas habían tenido algún tipo de relación amorosa. ¿Me podrías contar algo más acerca de eso?

  2. No llegaron a tener relación sexual, sólo laboral. Simone tampoco fue íntima amiga de ella, más bien fue su mecenas. Violette sí estuvo locamente enamorada de Simone, pero ella nunca le correspondió. Se ve que su pedilección era seducir más bien a muchachas jóvenes, inexpertas y bonitas, por mucho que dijera que ella se enamora del intelecto.
    Simone, escribió cosas muy buenas, eso queda ahí, pero como persona dejaba mucho que desear. Yo la encuentro una mujer fria, hipócrita en muchos aspectos e insegura por el amor de Sartre…. Mejor que no conozcas detalles de su biografía porque te llega a defraudar de verdad.
    Si estás interesada, puedes leerte la biografía de Bianca Bienenfeld, una de las jovencísimas alumnas de Simone, a quien sedujo Simone (era una espiece de señuelo), para pasarsela cual objeto sexual a Sartre, que era feo y no ligaba tanto. Te podrás hacer una idea de los tragimanejes que se traían esta «ilustre» pareja. Claro que todo era consentido, pero en aquella época una niñas de 16-17 años no tienen la suficiente madurez sexual que las niñas de ahora.
    En fin, que aguita con Simone, muy revolucionaria para unas cosas y, para otras, en su vida íntima, que poco respeto tenía a la mujer.
    De Sartre no merece la pena decir nada.
    La persona que verdaderamente has admirado, es la que te puede decepcionar más.

  3. Suscribo totalmente el comentario de Karisma respecto a Simon y Sartre, no niego su capacidad intelectual ni lo interesante de su trabajo, pero como personas me da que dejaban mucho que desear, siempre he tenido la impresión que vampirizaban y menospreciaban mucho a la gente de su entorno.

    Respecto a la Leduc tuve la oportunidad de leer cosas suyas hace años, básicamente La bastarda y Therese e Isabelle y la verdad es que son obras bastante autobiográficas con ese rollo de existencialismo francés triste y melancólico que no es precisamente la alegria de la huerta y que tienes que tener ganas para leer; pero bueno, las escenas de folleteo a base de figuras literarias en la sala de música del internado no las cambio yo por nada.

Comments are closed.