Los premios Lambda, cariñosamente llamados Lammys, son todo un referente para la literatura LGBT. Cada año, de entre todas las obras presentadas (este año 933), eligen los mejores trabajos de temática gay, lésbica, bisexual y transexual, no sólo entre autores que ya pueden pagar la hipoteca con lo que ganan con sus libros sino que también aquellos que acaban de aterrizar.

Esta semana pasada fueron anunciados todos los nominados, entre los que están nombres como Virgine Despentes, Truman Capote o Miranda July, pero no será hasta el 6 de junio que sabremos quienes son los ganadores.

Con independencia de quien se lleve el Lemmy a su casa para darle el uso que crea más conveniente, de entre todos los afortunados, sin duda, vale la pena echarle el ojo a estas chicas (y no tan chicas) nominadas.

02-hunger-makes-me-a-modern-girl-carrie-brownstein

Hunger makes me a modern girl de Carrie Brownstein

Carrie Brownstein, quien canta, actúa, sale dos segundos en Carol y salió otros tantos con Taylor Schilling, ahora resulta que también escribe y que no lo hace nada mal. Con esta memoria repasa sus años como líder del grupo punk-rock Sleater-Kinney, que nació durante el movimiento riot grrrl de los 90 y que la convirtió en todo un icono feminista.

therese-e-isabelle-marmara

Thérèse e Isabelle de Violette Leduc

Sobre estas dos jovencitas ya os hemos hablado y, por lo tanto, ya os lo deberíais haber leído. Si no es así, estáis tardando.

under-the-udala-trees

Under the Undala trees de Chinelo Okparanta

La nueva promesa de la literatura lésbica viene de Nigeria con este libro bajo el brazo como carta de presentación. Under the Undala trees es una historia sobre las dificultades de ser uno mismo en un país asolado por la guerra y lleno de prejuicios y tabúes.

the-gap-of-time-jeanette-winterson

The gap of time de Jeannette Winterson

Que me perdonen las fans de Sarah Waters, pero Jeannette Winterson es la mejor escritora croqueta viviente. Como parte del proyecto Hogarth Shakespeare, se publica The gap of time, inspirado en Cuento de invierno de Will Shakespeare, pero modernizado y ambientado esta vez en el Londres del 2008.

Vía: Lambda Literay