Jolin Tsai, la reina del pop taiwanés, es bien conocida para las lectoras de Hulems: Hace relativamente poco hablamos de su victoria en los ALMA awards, y también nos hicimos eco de su video para la canción We’re All Different, Yet The Same, todo un himno gay, por su contenido pro igualdad y cuyo video mostraba una boda lésbica. O sea, que nos gusta porque ella misma hace méritos para que nos guste. Pero, lamentablemente, no en todos los países los derechos LGBT están a la par. En Singapur, por ejemplo, la homosexualidad es ilegal. Y por eso mismo el video de Jolin Tsai ha sido prohibido.

La autoridad censora nacional, la Media Development Authority, ha decretado que ninguna de las televisiones ni radios del país pueden emitir la canción, por contravenir las leyes de Singapur. El manager de la cantante ha hecho unas declaraciones súper descafeinadas, en las que dice que “Jolin ha expresado su apoyo al matrimonio igualitario a través de We’re All Different, Yet The Same. Ella cree que es una pena, pero respeta las opiniones diferentes”. Hombre, manager de Jolin, esto ya no va de respetar que a ti te gusten los perros y a mi los gatos, se trata de algo un pelín más profundo. Derechos humanos y tal. Ya sabes. En fin, una pena de noticia y una pena de reacción. A cambio, nosotras proponemos poner el video cada vez que tengamos ocasión: Que nos preparamos el desayuno, We’re All Different, Yet The Same. Que nos duchamos, We’re All Different, Yet The Same. Que vamos en el coche, We’re All Different, Yet The Same.

 

Jolin Tsai, Hay una lesbiana en mi sopa
¡Jolin Tsai a Eurovision!

Vía: Gaystar news