Carol Cate, Hay una lesbiana en mi sopaHoy se estrena Carol, película protagonizada por Cate Blanchett, Rooney Mara y Sarah Paulson, dirigida por Todd Haynes, y basada en una novela de Patricia Highmisth titulada El precio de la sal. Otra de las muchas películas que se estrenan hoy, diréis. O, afinando mucho, incluso otra  película lésbica más. Quizá un poco mejor, quizá con actrices un poco más famosas. Pero el estreno de Carol es un hito en el largo y duro camino de llevar la visibilidad lésbica hacia la primera línea, ahí donde el público se topa con ella, y salir de la última fila de la sala, donde sólo la encuentra quien realmente la busca.

Las historias protagonizadas por mujeres siempre reciben menos atención que aquellas con un hombre a la cabeza. Ellos tienden a ser los activos, los que hacen cosas, los que mueven el mundo, mientras que a nosotras, en la ficción, se nos prefiere como objetos pasivos, meramente decorativos o acompañamientos del héroe. Las voces femeninas se han perdido durante siglos. Y dentro de ellas, los personajes lésbicos y bisexuales se han desvanecido como dientes de león al viento.

Dentro de la infinidad de películas, en general, que se han rodado y producido desde la invención del cine, hemos podido encontrar mujeres homosexuales, pero durante muchísimo tiempo cumpliendo dos funciones: O bien la de imitadora del hombre, algo masculino, rechazable, y sin ninguna de las virtudes que se supone debe tener una mujer, o bien como villana, como malvada, como mala influencia para aquellas señoritas de bien que sólo quieren llevar una vida feliz junto a su esposo. De Mrs. Danvers en Rebecca a Martha Dobbie en The Children’s hour, el cine nos enseñó durante mucho tiempo que ser lesbiana era algo, como poco, a ocultar, algo malo, algo nada deseable. Carol Cate Blanchett, Hay una lesbiana en mi sopa

Después de intentos valientes en los 80 como Desert Hearts, en los 90 como Go Fish, y con la explosión del Indie, cuando el bajo presupuesto dejó de ser un problema para rodar una película gracias a la popularización de los medios, tuvimos por fin la oportunidad de contar nuestras historias de primera mano, enseñando al reducido público que, hey, no pasa nada por acostarte con chicas, o incluso con chicos y chicas. Pero estas cintas contaban, y cuentan, porque se siguen haciendo, con un handicap importantísimo: No hay promoción. Sólo las conocemos nosotras. 

Ha habido intentos durante los últimos tiempos de mostrar al público general, ese que vive a través del cine, ese a quien los medios acercan las realidades que él no conoce, historias entre mujeres. Se me ocurren algunos ejemplos. Pero, por unas razones u otras, a veces la falta de calidad, a veces el fallo de agenda, no ha calado en el imaginario popular. Por eso, Carol es la oportunidad que estábamos esperando.

Cate Blanchett Carol, Hay una lesbiana en mi sopa

Las lesbianas necesitamos una historia de amor en la gran pantalla, una historia con la que nos sintamos identificadas las que estamos o alguna vez hemos estado enamoradas, y una historia que nos haga soñar con vivirla. Una película romántica. No es mucho pedir, hay cientos de ejemplos heterosexuales cada año y todos los años: Pretty Woman, Dirty Dancing, Moulin Rouge, cualquiera de Disney, cualquiera que estén echando en la tele al tiempo que lees esto.

Carol reúne tantos de los requisitos necesarios para ser LA pelicula por antonomasia, al estilo de Brokeback Mountain para los chicos gays, que no sé por donde empezar. Las actrices son maravillosas, Cate Blanchett tiene en su haber seis nominaciones al Oscar, y lo ha ganado dos veces. Es una de las profesionales más reconocidas y reconocibles de la industria del cine. A su lado, Rooney Mara, que protagonizó una película súper taquillera, Millenium, y precisamente por Carol recibió el premio de Cannes a Mejor Actriz.

Cate Rooney Carol, Hay una lesbiana en mi sopa

El director, Todd Haynes, es bien reconocido por contar historias contra la homofobia, o inspiradas en obras de temática homosexual. Y el guión, adaptado por la abiertamente lesbiana Phillys Nagi, está basado en una de las novelas más del siglo pasado que más huella ha dejado en las lectoras, escrito por Patricia Highsmith, autora de otras obras celebérrimas, y así mismo, bisexual. Casi 12 millones de dólares ha invertido el estudio en esta película (Dato: Brokeback Mountain tuvo 14 millones para producción en 2005), que va a ser distribuida por todo el mundo, y vista por millones de espectadores.

Carol Blanchett, Hay una lesbiana en mi sopaPuede que mucha gente piense que la historia de amor de Carol y Therese no sea nada del otro jueves, que hemos sobrepasado la barrera del escándalo. Pero no está de más recordar que la historia tiene lugar en un tiempo para nada lejano, solamente hace unas décadas, y que en muchas partes del mundo la situación no es como se narra en la cinta, sino infinitamente peor. 

Es una gran apuesta, es el salto definitivo, la ocasión de contar una historia de amor entre dos mujeres y que el mundo vea que no se queda ahí, que es algo más. Algo universal, y, a la vez, que se dirige, por fin, directamente a nosotras. Una película de mujeres que aman a otras mujeres, y nada más. 

9 Comentarios

  1. No podías haber hecho una nota más idónea al estreno. Estoy aburrida de sinopsis superfluas: era necesario un post que tomara la distancia suficiente para hacerse cargo de todo el camino que ha sido necesario abrir, con los peores recursos y frente a ese ostracismo y esos estereotipos tan hondamente asentados. Así que gracias.

  2. No todas las criticas han sido superfluas, desde que comenzaron tras el paso de la película por el Festival de Cannes, eh intentado leer casi todas y algunas -sobre todo entre las ultimas- han hecho mucho hincapié en como la película traspasa fronteras: no solo en lo que mencionan en este articulo (que desde mi punto de vista, es exacto, da en el clavo sobre todo lo que significa esta película y se agradece); pero si buscas recientemente, han hecho varios ensayos o reseñas donde se trasladan al libro y muchos mencionan su importancia en la cultura LGBT, el protagonismo femenino, la realidad social actual en contraste con la de la epoca e incluso de reflexion sobre si es un film politico o no.
    Hasta sobre la prosa de Highsmith se ha vuelto a escribir, que por cierto si pudieran investigar un poco mas antes de afirmar: Highsmith si era lesbiana, no bisexual, y es importante remarcarlo; yo encuentro ironico que ella estuvo con hombres y paso por psicoanalistas para intentar curar su homosexualidad, y hoy muchas mujeres por ello no la ven como un icono de la visibilidad lesbica, pero justo como remarcan en una de estas criticas, pese a rechazarse a si misma y no ser un punto de referencia para las lesbianas por su cruda personalidad, es la primera en crear una historia con final feliz y romper muchos esquemas sobre el tema incluso ahora, con el estreno de esta maravillosa cinta.
    Fuera de ello, se agradece que hablen tan seguido de esta pelicula, espero publiquen la reseña cuando se estrene en España, saludos.

  3. Muy buen artículo , estoy muy de acuerdo con él. Ya es hora de que empecemos a ver películas como «Carol» que están bien hechas y tienen buena historia y unas grandes actrices en excelentes papeles. Ojalá podamos disfrutar de más películas así.

  4. Muy buen artículo! Esperemos que Carol marque un antes y un después en el cine lésbico. Aunque hay un error, Highsmith era lesbiana, aunque no le gustara admitirlo y fuera una mujer muy misógina ella sólo amaba a las mujeres. Es como Oscar Wilde, ambos estuvieron con personas del sexo opuesto por presión social pero realmente eran homosexuales, y es importante remarcarlo. A veces parece que se olvida que esos tiempos eran muy poco abiertos para los gays y las lesbianas, y que el hecho de que se acostaran o se casaran con gente del sexo opuesto no era porque les gustara precisamente.

  5. Al margen de las altas disecciones y consideraciones q se puedan tener sobre esta película las croquetas de a pie también pediriamos una sola cosa: Que no todas las películas sobre temática croquetil acaben como el rosario de la aurora, porque nosotras también quisieramos de vez en cuando un final feliz porque para dramas ya esta la vida real.

  6. Que buena nota contando la importancia de la película y que ironía (o no) que siendo el 1er libro en contar una historia de amor entre mujeres con final feliz hace ya tanto tiempo, pueda llegar a ser la 1ra película que le de la visibilidad que se merecen las lesbianas hace ya tanto tiempo.

  7. Yo no soy lesbiana y como tal no espero nada.

    Soy Cinéfilo y como tal espero una obra de buena para arriba.

    Puedo entender la importancia del tema, lo dificil que ha sido todo, lo mal que la pasamos….lo que no puedo entender es que no se ha estrenado y ya la comparan con Brokeback Mountain.

    Le ponen la vara muy alta luego vamos a salir quejandonos de la sala si no cumple expectativas, Brokeback se convirtió en un clásico instantaneo por donde se le mire, y hoy 10 años después seguimos admirándolo como el primer día.

    2046

  8. Yo creo que es una película de personas que buscan cómo amar la vida. Y lo logran. «Sólo» eso.

Comments are closed.