“Nuestros nuevos vecinos son unos fanáticos. Como la agresión normal lleva a cargos de asalto, opté por una agresión pasiva. 10.000 luces más tarde”. Con este texto explicativo, y con una foto que lo de muestra, una mujer compartió en Reddit con su perfil MrsRoseyCrotch esta maravillosa iniciativa que llevó a cabo en su casa: una bandera LGBT con luces de navidad contra la homofobia.

una-bandera-lgbt-con-luces-de-navidad-contra-la-homofobia

Según The Huffington Post, la mujer es Lexi Magnusson, de 34 años, residente en las afueras de Seattle (Washington), y es en este diario en el que Magnusson explica que todo comenzó cuando una nueva vecina pasó por su casa.

“Es mormona y escuchó que nosotros también lo éramos. Mi teoría es que pensó que todavía éramos creyentes, incluso a pesar de que mi marido le había dicho que ya no asistíamos [a la iglesia]”, explicó. “Me imagino que pensó que todavía teníamos las mismas creencias sobre los asuntos LGBTQ que las que tiene la iglesia. No las tenemos en absoluto. Es por lo que dejé la iglesia mormona”.

La vecina le contó a Magnusson que se había mudado a Washington para “proteger a sus hijos”, porque su hijo antes iba a un instituto que «permitía» a las chicas lesbianas ir al baile de graduación con sus parejas. Según Magnusson, su nueva vecina dijo que “quería alejar a sus hijos de ese tipo de influencias” y de las personas que aceptaban esos “estilos de vida”.

Solo respondí con un ‘Tus hijos van a estar expuestos a ello independientemente de donde los lleves. Los niños estos días lo entienden. Ellos saben no ser horribles con otros niños basándose en cómo han nacido’.

Y con esas mismas, Magnusson entró en su casa, se abrió una bolsa de nachos, y, nunca mejor dicho, se le encendió la bombilla. Qué mejor forma para abogar por el respeto que plantificando en su morada los orgullosos colores del arcoíris. Factura de la luz más rentable ever.

Vía: The Huffington Post