Para las despistadas, os cuento: The Bachelor, así como su versión femenina The Bachelorette, es un programa en el que se le busca pareja a un candidato o candidata a través de una serie de citas. Es verdaderamente popular en Estados Unidos, país en el que se emitió en primer lugar, pero también en otros lugares como Reino Unido o Australia. Y precisamente en este último país se va a producir el cambio más grande desde el inicio del programa hace quince años: su candidata va a ser bisexual, y va a poder elegir entre pretendientes chicos y chicas.

No es la primera vez que una chica bisexual participa en el concurso: la temporada pasada, la número 21, una de las pretendientas, Jamie, estuvo hablando largo y tendido con el Bachelor de turno sobre haber mantenido una relación con otra mujer, aunque ella misma prefería no identificarse como bisexual.

Y. por supuesto, cómo olvidar a Megan Marx y Tiffany Scanlon, ambas participantes de la edición australiana, quienes encontraron el amor en el programa… pero la una con la otra. Tiffany, además, ha escrito una entrada en su blog justo hoy, contando cómo le ha afectado que algunos medios y algunas personas hayan puesto en duda su relación con su novia, tachándolo de montaje por publicidad. 

Extraños sacándonos fotografías, sin ni siquiera presentarse o hablar con nosotras, hombres pidiendo hacer tríos con nosotras, personas acusándonos de fingir nuestra relación… Nunca he compartido esto públicamente, y a lo mejor me equivoco, pero he tenido que luchar con la depresión durante la mayor parte de mi vida adulta. Espero que compartir esto ayude a algunos de los más críticos a entender cómo de duro está siendo afrontar todo esto, y animar a quienes estén luchando porque se mantengan en pie

 

Vía: Pink News | Daily Telegraph