A Sarah Paulson hay que quererla. Hay que adorarla. Hay que sentir por ella adoración absoluta. No exagero lo más mínimo, no creáis. Es que cada cosa que hace es para rendirse a sus pies. Lo último, durante la Gala del Metropolitan que se celebró anoche en Nueva York. La actriz coincidió en la alfombra roja con Madonna, icono absoluto, y su cara al ver el estilismo de la cantante lo fue TODO.

No eres la única que piensa eso sobre el estilismo de camuflaje de Madonna. En absoluto. Sarah somos todas.

Vía: Twitter