Kate McKinnon está viviendo un momento realmente dulce: después de protagonizar el verano pasado Cazafantasmas, convirtiéndose en icono para miles de mujeres, y llevándose loas por lo cómico de su actuación, hace escasas semanas se llevó también su segundo Emmy a Mejor actriz de reparto en comedia por su interpretación en Saturday Night Live.

«La cómica más agraciada de su generación», la llaman en Vanity Fair. Y es que no es para menos. Después de que Saturday Night live, esa fábrica de actrices de comedia, lanzara al estrellato y al mundo a grandes mujeres del mundo del humor, como son Tina Fey, Amy Poehler, Maya Rudolph y Kristen Wiig, Kate ha sabido aprovechar este trampolín, y seguro que nos queda muchísimo por ver de ella.

En su última entrevista le preguntan por Hillary, por la comedia y, aunque no contesta, también por su vida sentimental. recuerdan su entrevista con Julie Goldman, donde contó su primer beso con una chica, y en donde también habló de su crush con Gillian Anderson. Pero hasta ahí: Kate no quiere hablar de ello, y ni falta que hace. Se ha convertido en un ejemplo de cómo conjugar el estar fuera del armario con mantener privado lo que ella quiere que sea privado.

Pero, como siempre en Vanity Fair, la entrevista no viene sola, sino que podemos disfrutar de un reportaje fotográfico de la mano de Annie Leibovitz que, en fin, qué maravilla. Larga vida a Kate McKinnon. 

Vía: Vanity Fair