Una de las sorpresas de la pasada temporada fue The girlfriend experience. No fue una serie de la que se hablara demasiado, en parte por el canal en el que se emite, en parte por la temática, pero la calidad de la misma no pasó desapercibida para los críticos, que la incluyeron en muchos casos en lo mejor del año. La trama en la primera temporada seguía a Christine (Riley Keough), una estudiante de derecho en prácticas que comienza a trabajar como escort para ganar un dinero extra bajo el nombre de Chelsea. En la segunda, que se estrena el próximo 5 de noviembre, tenemos un planteamiento más interesante.

Los dos creadores de la serie, Lodge Kerrigan y Amy Seimetz, han decidido hacer un ejercicio de estilo, y cada uno de los dos contará una historia diferente. Los episodios podrán verse siguiendo el orden natural de emisión, o bien centrarse solamente en una de las dos historias. La trama de Seimetz nos llevará hasta Nuevo Mexico, mientras que la de Kerrigan se desarrollará en Washington, en los pasillos del Partido Republicano, y tendrá como protagonistas a dos mujeres: Anna y Erica.

Erica Myles (Anna Friel) será una asesora del Partido que, tras la victoria de Trump en las elecciones, contratará a  Anna Garner (Louisa Krause), en un principio para chantajear a un donante del partido, pero poco a poco su relación se irá haciendo más estrecha, y se verán atrapadas en una relación de dominación y sumisión. Por otra parte, Narges Rashidi será Darya Esford, una especialista en comunicaciones extremadamente inteligente que trabaja en una firma gestora en Washington y que tiene una complicada relación con su ex, que no es otra que Erica. El productor ejecutivo de la serie, Steven Soderbergh, está muy contento con el resultado.

Siempre fue nuestra intención cambiar el universo cada temporada, pero Amy y Lodge han acentuado la ambición, el alcance y la complejidad del espectáculo al crear dos argumentos aún más provocativos y conflictivos que los del año pasado. Estoy tan emocionado como a una persona sueca se le permite estar

Así, tendremos toda una linea de la historia centrada en mujeres y sus relaciones. Bien, ¿no?.

Vía: The wrap