Cuando el título de la película aparece en pantalla, colocando estratégicamente el ASS de «Embrasse» encima del culo de nuestra protagonista, derrumbada sobre su cama, ya te puedes imaginar que no estás ante un dramón lésbico. Afortunadamente, Embrasse-moi! (¡Bésame!) está diseñada para provocar la carcajada o, al menos, la sonrisa del espectador:

Océanerosemarie, fiestera y ligona sin parangón, acaba de salir de la última de una larga lista de relaciones amorosas. Pero pronto se encuentrará con Cécile, una fotógrafa introvertida y sensible (además de muy adorable y con más paciencia que una santa), y decidirá que esta es «la mujer de su vida». A partir de ese momento, Océanerosemarie usará la técnica del «acoso y derribo» para conquistar el amor de Cécile.

Embrasse-moi! Cartel
La postura de la pareja protagonista refleja a la perfección cómo va lo del cortejo en la película

Océane Michel y Cyprien Vial dirigen una comedia lésbica fresca, ligera, inclusiva, en general agradable, y sin pretensiones más allá de hacerte pasar una buena hora y media. Un tipo de película que espero que haya llegado a los festivales (y ojalá a la televisión también) para quedarse. Protagonizada por la propia Océane Michel (Océanerosemarie), humorista, y por Alice Pol (Cécile) que tiene varias comedias bajo el brazo; la película sabe rodearse  de un amplio plantel de secundarios que ayudan tanto a dar un trasfondo creíble como a crear los gags cómicos. Mención especial a la ex-novia «malvada» y a la madre de Océane.

Embrasse-moi! Pareja protagonista
Cécile y Océanerosemarie dando un paseíto en moto

Dejando esto claro, hay un par de puntos oscuros que no puedo dejar de mencionar. A nivel personal no soy muy fan del manido tema cinematográfico de conquistar vía dando la brasa. Y es que el nivel de intensidad de Oceánerosemarie roza, si no llega directamente, al acoso. Algo que queda potenciado por cierta ingenuidad (y timidez a la hora de mandar a tomar viento) de Cécile. Se redime porque al final queda claro que las personalidades de las dos protagonistas son complementarias y una buena influencia la una para la otra, pero sigue siendo un tema a trabajar por el género cómico.

Mi conclusión final es positiva y la recomiendo si quieres pasar un buen rato. Mundo del cine, por favor, más comedias lésbicas. Las necesitamos.