Cada día es más común encontrarnos con series basadas en hechos reales. Y ya no hablemos del séptimo arte, donde la lista de películas basadas en acontecimientos históricos es incontable. Los llamados biopics de políticos, personajes célebres, actores… están en auge; la gente ya no quiere leer libros cuando puede ir al cine a enterarse de qué paso en la época de tus abuelos. Pero lo que no es tan común es que la hora y media de película sea sobre una mujer, dos en el caso de Professor Marston and the Wonder Women. No hay tantos biopics LGBT, y el mundo, asombrosamente, necesita esta realidad en la pantalla para concienciarse.

A veces, ojalá hubiera más, el cine rinde tributo a mujeres muy importantes para la historia pero que, desafortunadamente, han pasado desapercibidas. Y en mi opinión, esta película es uno de esos descubrimientos de la actualidad. No entiendo porqué no está todo el mundo hablando de ella.

En la película que nos ocupa, las protagonistas que nos interesan son Elizabeth Holloway Marston y Olive Byrne, (interpretadas por Rebecca Hall y Bella Heathcote) dos mujeres de principios del siglo XX que decidieron vivir su vida cómo y con quien quisieron. Antes que nada, y para evitar alusiones al título, sí, es cierto que la película se centra en el profesor Marston en este caso, o eso es lo que te hace creer un título o un tráiler sacado de contexto que al fin y al cabo quiere tener su hueco en la industria, la cual todas sabemos cómo es. Pero si sabes mirar más allá de las apariencias, la realidad es otra muy distinta.

Debo ser franca: cuando descubrí la película lo primero que me llamó la atención es el cómo se creó Wonder Woman, icono de moda, mujer a la que adoramos y representante del mundo del cómic a la que quiero pensar tengo como referencia. Que se quiten Batman y Superman y me den a las amazonas de Themyscira. Por supuesto que me interesa saber cómo surgió. Pero descubrir el cómo fue creada, la realidad que hay detrás y nadie te cuenta me pareció más maravillosa. No eres consciente del poder de estas dos mujeres, Elizabeth y Olive, en que Diana Prince se convierta en quien fue, hasta que ves la película. Nos hicieron creer que su creador fue un hombre. ¡JA!, diría yo.

Por no mencionar toda la crítica social que se hace a ese mundo de hombres en el cual una mujer no puede destacar en el campo educativo, sólo puede ser ama de casa o secretaria. Me parece muy importante resaltar esa desigualdad de género que aun hoy en día nos apremia. Una verdadera lástima la de cerebros que la humanidad ha perdido sólo porque pertenecían a mujeres. La película, fuera de controversias, es un canto a la libertad, tanto sexual como  intelectual y personal de la mujer. Además, me parece muy valiente el enfoque a la bisexualidad que se le da, y que muchas veces se deja atrás. La visión de que existen muchos más tipos de familias que las que nos han contado, tan válidas como reales.

Lo brillante de la película no es ver a dos mujeres luchando por un hombre. No es ver a una mujer que desde su posición “secundona” de esposa cede a los deseos de su marido. No es una historia de sumisión de la mujer hacia el hombre. Esta película trata sobre dos mujeres con las ideas muy claras, a las cuales el hombre se ve arrastrado, y felizmente, aprueba. Aquí la mujer se somete cuándo, cómo y con quien quiere, es poseedora de sus deseos sexuales. No olvidemos que estamos en los años 1920-1930 donde si ser gay o lesbiana estaba mal visto, ser bisexual era peor. Y si encima pretendes vivir una relación poli-amorosa a tres bandas, apaga y vámonos.

Mención especial a que fue este trío, aunque el reconocimiento lo tiene él, quienes inventaron ¡el polígrafo! Si, si, esa máquina que sabe cuándo mientes o dices la verdad, “científicamente probada”.

Saliendo un poco del foco de la película, me gustaría mencionar que Olive Byrne fue la hija de Ethel Byrne y sobrina de Margaret Sanger, dos feministas de los años 20 súper famosas en la época a las cuales por mi incultura desconocía, y por lo cual me siento muy desolada. Hay tantos personajes en la historia que merecen su espacio, su reconocimiento, y el cine es muy visual en ese aspecto, es un hecho, ¡llega a todas partes! Pero aún hay ciertos temas que no parecen tener cabida.

No está claro si llegará a los cines españoles, pero en caso de que no lo haga, os invito a verla en las plataformas de VOD. Por favor, dadle una oportunidad y decirme que os pareció. Yo sigo maravillada. Y después de ver la película, SÓLO después, os invito también a ver mi fan-video sobre dicha película. ¡Claro está!

3 Comentarios

Comments are closed.