Valkiria Thor, Hay una lesbiana en mi sopa

En los últimos tiempos hemos venido experimentando un notable incremento de la representación LGBT en el cine, esto es así, es un hecho objetivo e innegable, pero también hemos venido observando una tendencia paralela un poco regulinchis, la de decirlo en vez de mostrarlo. La de presentar personajes de los que no se hace ninguna alusión a su orientación sexual durante la película pero que nos dice el guionista/director/actor de turno  que son LGBT por el pinganillo y qué alegría, qué alborozo, personajes LGBT en una superproducción de Hollywood. Pues mira, no.

No es necesario remontarse muy atrás para encontrar ejemplos: Dumbledore en Animales Fantásticos, Valkyria en Thor, y el último en sumarse a esta nueva corriente, Lando en Han Solo. En los tiempos en los que el subtexto era todo lo que teníamos, igual hubiésemos hecho un bizcocho, comprado un billete de avión y nos hubiésemos plantado en casa de quien hubiese dicho que fulanito o menganita es LGBT, porque menos da una piedra, pero a día de hoy, y con los tiempos que corren, ya no es suficiente. Necesitamos algo más que a J.K. Rowling diciendo que Dumbledore es gay, o a Tessa Thomson diciendo que sí, que Valkyria es bisexual como en los cómics pero que no podremos verlo en la película porque eliminaron la escena, o a Jonathan Kasdan afirmando que cuando escribió a Lando lo escribió como pansexual. Esto no es representación LGBT. Si le preguntamos al espectador random de la fila 8 butaca 3 no tendrá ni idea de que X personaje forma parte o no del colectivo. Para la gran mayoría de gente los personajes comienzan y terminan con la película, no tienen ni idea ni les interesan las entrevistas o las declaraciones que se puedan hacer. Ellos sólo van a ver la película y todo lo que no quede reflejado en ella no existe. Y por ahora, la heterosexualidad sigue siendo la orientación por defecto en tanto no haya declaración en contrario.

Lando Calrissian Han Solo Historia Star Wars, Hay una lesbiana en mi sopa

Los grandes estudios con este me mojo pero no mucho y a ver si de casualidad me dan una medallita buscan contentar a todos. Por un lado al colectivo para que mostremos nuestro apoyo a la película y no nos quejemos por la falta de representación. Por otro, se evitan pérdidas económicas y reacciones negativas de los sectores y países homófobos. Pero lo que antes nos hubiera parecido bien, e incluso podríamos haber alabado por ser un paso adelante, ahora nos hace poner los ojos en blanco. Mostradlo, no lo digáis.