Hace tiempo que Satisfyer es más que el Pro 2, ese succionador que revolucionó el mercado y toda persona amante de la juguetería tiene en su mesilla de noche. El mío ya ha pasado a la historia desbancado por la versión más lujosa de la marca, pero también por la cantidad de productos más convencionales que ahora incluye su catálogo.

Cuando hablo de productos convencionales me refiero a vibradores, estimuladores y demás artículos de placer que solemos ver en cualquier tienda erótica. Hoy te hablo del clásico rabbit, el conejito, reinventado por Satisfyer.

IMG 5212, Hay una lesbiana en mi sopa

Se llama Hot Lover y te va a encantar y a calentar en todos los sentidos. En primer lugar, debes saber que tiene esta forma de vibrador doble pensada para estimular el interior de la vagina, en especial, la zona G y, también, el clítoris. De ahí el extremo más largo y el más cortito. El tamaño es correcto: 6,3 cm de largo y 3,5 cm de ancho insertable.

Su diseño es ergonómico, superbonito, elegante y nada bruto gracias a sus formas redondas y ese acabado satinado. Precisamente por el acabado pensaba que sería un material más duro y frío, pero está fabricado en una silicona suave con este toque brillante que me enamoró nada más verlo. Además, está disponible en tres colores: rosa y menta, rosa y nude y nude, el mío.

IMG 5219, Hay una lesbiana en mi sopa

Hasta aquí podría parecerse a otro rabbit que ya hayas probado (dejando a un lado ese diseño redondeado tan cautivador), pero seguro que el resto no tenían una función de calor. Hot Lover tiene un botón que pulsas y, a los cinco minutos, el vibrador coge una temperatura de 40 grados. ¡Adiós a sentir escalofríos al masturbarse cuando hace frío!

Además de la comodidad de tener un juguete con una temperatura parecida a la del cuerpo humano, la sensación de que lo que introduces esté caliente es muy agradable y estimulante. Eso, combinado con la vibración de sus dos motores es un cóctel explosivo.

IMG 5218, Hay una lesbiana en mi sopa

Puedes controlar el juguete con la interfaz sencillísima de dos botones: + y – para viajar entre 12 programas y que encuentres el que más te gusta. Pero aquí lo divertido es que lo conectes a la app Satisfyer Connect de la que te he hablado con anterioridad, porque allí encontrarás cientos y cientos de programas de vibración distintos y funciones interesantísimas

La potencia del juguete es correcta en ambos motores y no es demasiado ruidoso. Como todo lo bueno, funciona con batería recargable con el cargador magnético y, además, puedes usar tu Hot Lover bajo el agua para que la sensación sea todavía más intensa.

IMG 5216, Hay una lesbiana en mi sopa

Mi experiencia con Hot Lover ha sido positiva, aunque al principio no me aclaré con eso de la temperatura. Básicamente, es necesario esperar 5 minutos para que el juguete se caliente, y esa función la puedes usar junto a la vibración o por separado. Si tienes eso en cuenta, todo bien.

Con respecto al packaging, viene en la clásica cajita de Satisfyer sellada con su garantía, las instrucciones y el cargador. Me encantaría que incluyera una bolsita para guardarlo, pero la caja también es un buen lugar para hacerlo.

IMG 5213, Hay una lesbiana en mi sopa

Pienso que este es un juguete ideal para el placer en solitario, aunque en algunas posiciones también serviría en pareja (una sobre la otra, por ejemplo) y, por supuesto, para caldear el ambiente y conocer vuestros cuerpos. Ya sabes que esto es echarle creatividad y encontrar lo que más os funcione.

En pocas palabras, Hot Lover es una apuesta segura para amantes de la estimulación doble con ese plus de la función de calor. El diseño ergonómico y elegante lo hace ideal para personas que buscan un juguete discreto y funcional a un precio accesible.

Consigue tu Hot Lover AQUÍ.