Cuando hablamos de juguetes eróticos en general, y de vibradores en particular, el tamaño sí importa, porque dependiendo de este, los usos que podemos darle son muy, muy diferentes. Les hemos preguntado a nuestras amigas de Platanomelon.com sobre las distintas opciones que tenemos a la hora de elegir un vibrador, y dependiendo de lo que busquemos, estos pueden ser algunos que te convenzan a la hora de hacerte con tu nuevo juguete.

Para el clítoris – Bala vibradora NEO PLUS

Para ti sola, o en compañía, la bala vibradora Neo es un acierto seguro. Sus siete velocidades distintas pueden darte esos cambios de ritmo tan divertidos a la hora de utilizarlo, y además es lo suficientemente potente como para que no se quede corto o te acostumbres con demasiada rapidez. Su tamaño lo hace perfecto para viajar con él, o incluso llevarlo en el bolso porque, oye, nunca se sabe. Es resistente al agua, sumergible, y además su batería de larga duración se recarga mediante USB, y pese a que está pensado para el clítoris, cualquier persona puede usarlo en cualquier parte del cuerpo, porque está recomendado también para uso externo.

Para el punto G – GENIO

Estimular adecuadamente el punto G puede llevarte a tener orgasmos increíbles. Y, para eso, GENIO es tu aliado. Su diseño, ligeramente curvado, es perfecto para alcanzar este punto de la anatomía, situado dentro de la vagina. Pero no sólo eso: puedes usarlo en el resto del cuerpo, hasta donde te alcance la imaginación. Está fabricado con silicona médica, un material que recomendamos muchísimo por su facilidad para limpiarlo, y porque pueden usarse en él lubricantes de base agua. GENIO tiene diez niveles de vibración, y funciona con pilas.

Punto G y clítoris – LUCAS

Sexo en Nueva York popularizó el vibrador conocido como «conejito rampante», pero Lucas es otro rollo. No solamente tiene lo mejor de este, sino que además incorpora una función con efecto calor corporal, para que te acompañe en las frías noches de invierno, o le de más temperatura al ambiente en verano. LUCAS es sumergible y ultra silencioso, y quienes lo han probado dicen que su potencia no tiene igual.

Para el punto A y el punto K – ZIPI&ZAPE

El punto G es bastante conocido, pero existen otras zonas erógenas que, al estimularlas, pueden darte tanto o más placer (aunque esto, ya se sabe, es muy personal). Hablamos del punto A y el punto K. El primero podemos encontrarlo en la cara anterior de la vagina, sobre unos siete centímetros por encima su entrada, cerca del cuello del útero. Si lo estimulas, aumenta el nivel de lubricación y la respuesta de excitación. El vibrador ZIPI, con su longitud de quince centímetros, está pensado para alcanzar esta zona, y llevarte a un nivel superior. ¿Qué nos gusta de este juguete? Además de que se puede cargar en un puerto USB (cuidado si lo haces en el trabajo), su punta flexible le da una versatilidad que lo hace único.

Por su parte, el punto K es otro de esos puntos misteriosos del cuerpo. Según los expertos, hace falta realizar unas rutinas de ejercicios de Kegel, o el uso de pesas vaginales, para poder estar a tope, ya que está en la entrada del útero. Pero la cosa es más sencilla si utilizamos a ZAPE, la joya de la casa, y que tiene un montón de utilidades. Es larguísimo: quince centímetros de silicona médica; es ultra potente: con diez velocidades, desde un suave masaje a una vibración que te hará, literalmente, temblar; y tiene estrías, para una completa estimulación, y que hace que, aunque lo utilices sin encender, alucines. Palabrita.