Aunque la carrera de Lea DeLaria se extiende durante más de veinticinco años, es innegable que su aparición en Orange is the new black, la serie de Netflix que nos ha hecho pensar a todas que igual una temporadita en la cárcel no se pasa tan mal (mec: error), la ha catapultado a la fama más famosa del universo universal. Lea no ha ocultado jamás su orientación sexual, pero sorprendió a propios y extraños cuando esta semana en la Hudson River Park Gala Jay Leno la presentó como «comediante lesbiana», y ella le dijo que de llamarla lesbiana, nada.

¿Sabes que no tienes que decir ‘mujer lesbiana’? ¡Está implícito en mi!». ¡No soy lesbiana! ¡Soy bollera! Dilo bien. No hago lo del alfabeto, esa cosa LGBTQ. ¡Cuando dices todas las letras el desfile ha terminado!

Es un punto de vista… sugerente. DeLaria, además, lo terminó de explicar.

Parte de mi cree que esta inclusividad de llamarnos a nosotros mismos LGBTQQTYloqueseaMNOP tiende a remarcar nuestras diferencias, y es por eso que me niego a decirlo. Yo digo «queer». «Queer» es para todo el mundo. Este es el mayor problema que tenemos en la comunidad queer, y continuará siendo el mayor problema hasta que aprendamos a aceptar nuestras diferencias, y ese es el asunto

Yo, en particular, defiendo muchísimo el que cada cual se llame como le de la gana, pero a la vez reivindico totalmente el uso de la palabra «lesbiana». No pasa nada por nombrarnos lesbianas, porque es lo que somos, y no creo que sea una palabra negativa como muchas veces se pretende hacer creer, ni ligada al porno, porque antes del porno vinimos las propias lesbianas y bastante tenemos con la hipersexualización y las movidas como para dejar que nos la roben. Pero siempre está bien escuchar opiniones diferentes, como la de Lea. Vosotras, ¿qué pensáis?

Vía: Out