April Jennifer Choi y Bethany Byrnes se casaron después de siete años de noviazgo, y decidieron, en una conversación en la que hubiera pagado DINERO por estar, hacer las fotos de boda más impresionantes de la historia y prender fuego a sus vestidos de novia. Smoking hot. Resulta que Choi es una artista circense y, bueno, está acostumbrada a jugar con fuego. La pareja está contentísima con esta ocurrencia y no se puede negar que el resultado sea espectacular.

Choi, además, ganó el récord mundial en 2017 por lo que me ha costado muchísimo traducir pero que al final creo que es algo así como «chasquear un látigo más veces en un minuto», y su ya esposa lo tiene por ser la persona que más pajitas puede meterse en la boca del universo. ¿Sólo yo quiero que sean mis amigas?

La pareja estaba emocionada de actuar frente a sus invitados a la boda, muchos de los cuales eran artistas del fuego, por lo que se aseguraron de elegir vestidos hechos para la ocasión, con las colas de los vestidos extraíbles para asegurarse de que pudieran quitárselas en caso de emergencia. El truquito fue posible gracias a su experiencia y al equipo de expertos y médicos que estuvieron disponibles en caso de que algo saliera mal. Las fotos del fotógrafo Michael Huang de Cukini Studios inmortalizando el momento, mostrando a las dos novias enfrentadas mientras las colas de sus vestidos estaban en llamas.

Las fotos, como no puede ser de otra manera, se han hecho virales, y al parecer hay personas que en lugar de FLIPAR con el hecho de que estén EN PUTO FUEGO, les molesta más que sean dos mujeres. ¿Pero qué clase de gente hay por ahí? Por nuestra parte, les deseamos lo mejor y que, por favor, nunca dejen de presentarse a los record Guiness, porque queremos verlas más en las noticias.

Vía: Pink News