Anne Lister fue una terrateniente que vivió entre el siglo XVIII y XIX, y que es conocida por, sobre todo, ser la «primera lesbiana moderna». En 1988 salieron a la luz sus diarios, en los que contaba sus relaciones con otras mujeres, e incluso contrajo matrimonio en un gesto como poco inusual para la época. El pueblo en la que la ceremonia tuvo lugar, York, erigió una placa para recordarla, pero vino con polémica.

La primera versión no decía que Anne fuera lesbiana, sino que se refería a ella como «emprendedora de género no conforme». Tras la petición de más de 2500 personas que firmaron una petición para que se incluya en la placa la York Civic Trust, sociedad que promovió el homenaje a Lister, la ha modificado para que cualquier persona que se pase por ahí y la vea, lo sepa. Julie Furlong, quien organizó la petición, está contenta con el cambio: “estoy muy feliz de que se hayan dado cuenta de que el lesbian erasure (¿borrado lésbico? el que se borre la identidad lesbiana de alguien, vaya) no es aceptable, pero esperaré a escuchar la redacción final antes de expresar mi opinión al respecto”

Vía: BBC