En Rafiki, Kena y Ziki son dos chicas que anhelan ser algo más que amigas. A pesar de la rivalidad política entre sus familias, las chicas se resisten y siguen siendo amigas cercanas, apoyándose unas a otras para perseguir sus sueños en una sociedad conservadora. Cuando el amor florece entre ellas, las dos chicas se verán obligadas a elegir entre la felicidad y la seguridad. Rafiki se convirtió en el pasado festival de Cannes en ser la primera película keniata en ser proyectada en el Festival francés, y poco después saltaba la noticia cuando se prohibía la exhibición de la cinta en su país de origen debido a su contenido lésbico. La directora tuvo que recurrir a los tribunales para que se pudiera presentar a los Oscar, algo que finalmente no ocurrió.

Pero la temporada de premios sigue, y  Samantha Mugatsia, protagonista de la película, ha conseguido alzarse con el premio a Mejor Actriz en nada más y nada menos que el festival de Cine Fespaco, de Burkina Faso, el más grande y más antiguo del continente africano. Fespaco, el acrónimo francés del Festival de Cine y Televisión Panafricano de Uagadugú, celebra este año su 50 aniversario, y tiene un prestigio más que reconocido. Una pequeña victoria más para una película que, aún teniéndolo complicado, ha conseguido dejar huella. 

Vía: CNN