Satisfyer (sí, sí, del famosete Satisfyer) ha sacado una línea de vibradores que no te puedes perder. Me llegaron todos hace unas semanas y me he decidido a empezar hablándote de Petting Hippo, porque es el que más me ha llamado la atención. Los siete son bastante similares entre ellos por lo que respecta a potencia, carga y esas cosas, pero las formas son diferentes y muy divertidas.

Petting Hippo toma la cabeza de un hipopótamo para ayudarte a estimular el punto G. Su tacto es suave, más de lo que parece en la foto porque le han dado un acabado brillante en la imagen. Está fabricado en silicona maciza hipoalergénica de alta calidad. Lo más destacable de su forma es que esa cabeza que imita al hipopótamo es más alargada de lo que suelen ser los juguetes de punto G, con lo cual el acceso a esa región está garantizado. Además, es flexible. En este sentido, debo decir que me ha gustado más que los que tienen una punta más bien plana.

Otra ventaja es el mango, que tiene un especie de anilla para sujetarlo cómodamente. En la parte superior están los botones, tan solo tres, así que la interfaz es muy sencilla de utilizar: con el de en medio enciendes y apagas pulsando dos segundos, y con los otros subes y bajas por los distintos programas.

También puede usarse como pompero

Como tiene una longitud de casi 23 cm. de los cuales solo son insertables unos 15 cm., te recomiendo que utilices un lubricante (¡de base agua!) para que la experiencia sea más agradable.

Con respecto a la potencia: me ha flipado lo potente que es este juguete. Y no es para menos, porque no tiene uno sino dos motores que ofrecen 12 patrones de vibración (6 intensidades y 6 ritmos). No es de los juguetes más ruidosos que he probado… y te recomiendo que lo uses bajo el agua porque, además de amortiguar el ruido, las vibraciones son muy interesantes.

En efecto, como puedes ver en todas las fotos de la review, Petting Hippo es sumergible. Yo me lo llevé a la bañera un día que volvía muy cansada del trabajo y fue un gustazo compartir un baño entre burbujas. Puedes meterlo en el agua gracias a su cargador magnético, muy cómodo porque no tienes que buscar ranuras en el juguete. Necesitará tres horas y media en las que parpadeará hasta que el piloto se quede encendido, y luego podrás usarlo unos 50 minutos sin interrupción. Se carga en estos dos pequeños puntos metálicos que tienes aquí:

Si, además de aliviar lo que es la zona íntima, también tienes dolores musculares, te recomiendo que pruebes con Petting Hippo. Gracias a su longitud y a la cabecita que sobresale es muy cómodo para masajear la espalda mientras agarras del juguete desde el mango.

En resumen: Petting Hippo es un juguete ideal para penetración, aunque tal vez prefieras otro de los Satisfyer Vibes si te gusta que tu clítoris también esté atendido. Para el punto G es perfecto, un vibrador de buena calidad a un precio competitivo. Potente, ergonómico y muy cómodo.

¿Quieres saber más sobre Petting Hippo? Pásate por AQUÍ.

ATENCIÓN: Tengo en mi Instagram (@ThaisDuthie) un sorteo de otro de los siete Satisfyer Vibes. ¡Pásate a verlo cuanto antes!