Todas sabemos lo horrible que fue el 2020 en demasiados sentidos y, a veces, en esas situaciones, una debe buscar y agarrarse cual gato a las cortinas a las cosas bonitas, a las cosas que te hacen sonreír hasta que te duelan los mofletes. Aunque solo sea por un ratito. Por eso hoy quiero hablar sobre una de esas cosas: el podcast Estirando el chicle.

Image, Hay una lesbiana en mi sopa
Tronchi y Monchi con la pose habitual en una sesión de fotos

Fans de Carolina Iglesias y Victoria Martín? Sí somos. Por eso cuando hicieron la webserie Válidas nos la vimos y os la recomendamos. Y aunque venimos algo tarde a hablaros del ‘podcast favorito de las bolleritas de twitter’, llevamos mucho riéndonos con él. 

Quien no conozca Estirando el chicle se estará preguntando qué tiene de especial, así que os cuento: Dos mujeres hablando sobre cualquier tema, como si estuvieras tú en una terraza hablando con tus amigas, con la naturalidad que eso supone, sin señores de por medio. Si una habla de caca (Victoria el 99% de las veces), la otra le habla de su tránsito intestinal en los días de regla. Tienen cero problemas con temas escatológicos y de fluidos corporales, la verdad. Hablan sobre salud mental de una forma directa y maravillosa, sobre su realidad como mujeres en la industria, sobre la visibilidad lgtb en las series y películas, y cuentan anécdotas personales y de sus amigas (S punto y A punto) con las que a veces te sientes identificada y otras te meas de risa. Y si esto no os convence, encima tienen invitadas chulísimas que van a contar su experiencia sobre diferentes temas, a reírse mucho y, si les apetece, a rajar, que entre todas les guardamos el secreto.

Os puedo asegurar que, tanto a mí como a las personas de mi entorno, estas chicas nos han alegrado días chungos con sus historias, y que hemos usado el podcast incluso como terapia improvisada. 

Así que desde aquí, ¡animadas quedáis! Si queréis escuchar Estirando el chicle, podéis encontrar sus episodios en Podium Podcast, Spotify, Apple Podcast, iVoox, y en Youtube. Y por cierto, están recorriendo ciudades, por si queréis verlas en directo. Yo ya tengo mi entrada. 😉