No sé a ti, pero a mí, con este calorcito, me vienen ganas de probar juguetes nuevos. De esos que me retengan en la cama durante horas al lado del ventilador, porque salir a media tarde no es una opción. Si eso por la noche, para reponer fuerzas. 

IMG 5025, Hay una lesbiana en mi sopa

Hace unas semanas me llegaron los nuevos juguetes de Diversual. Pronto te hablaré con más calma sobre la marca y su línea propia de productos eróticos, pero hoy quiero contarte sobre dos estrellas de su tienda: Dolphin y Conny. Ambos son juguetes tipo rabbit, es decir, que estimulan la zona G en el interior de la vagina y también el clítoris. No obstante, he tenido que probarlos bien para encontrar las diferencias y escribir esta reseña que, estoy segura, te ayudará a elegir cuál es el mejor para ti. 

Empecemos con lo que Dolphin y Conny comparten: fabricados en silicona, tacto suave (muy muy suave), dos motores potentes, recargables (entre hora y media y dos de carga para hora y pico o dos de uso) y sumergibles. Vamos, tienen todo lo que yo le pido a un buen juguete. 

IMG 5028, Hay una lesbiana en mi sopa

En cuanto a las diferencias, son sutiles, pero lo son todo a la hora de decidirte por uno de los dos. Empecemos por Dolphin: tiene esta forma moderna y ergonómica que facilita mucho la inserción, a pesar de que las dimensiones de uno y otro sean bastante parecidas. Este es un poco más largo, tiene un centímetro más insertable. Es más flexible, tanto la parte que va en la vagina como la que va en el clítoris, así que si te gustan los juguetes suaves este podría ser el tuyo. 

IMG 5020, Hay una lesbiana en mi sopa

La interfaz de Dolphin es sencillita y sin complicaciones: un solo botón. Eso significa que es el que lo enciende y apaga (pulsando un par de segundos) y también cambia la velocidad. Tiene 4 intensidades de vibración para que elijas en función de tus necesidades. A pesar de que es un juguete que da caña, la parte que estimula el clítoris podría ser más potente. 

IMG 5022, Hay una lesbiana en mi sopa

¿Qué opinas de Dolphin? ¿Podría encajar contigo? Conoce también a tu compañero. Se llama Conny, pero también podría llamarse Todoterreno. Este juguete es más rígido que Dolphin y tiene la clásica forma de un rabbit, aunque con un diseño más actual. El extremo que estimula el clítoris tiene esas orejitas por donde también se extiende la vibración, entonces no solo está en contacto y ya está, sino que es como si lo rodeara

IMG 5017, Hay una lesbiana en mi sopa

La base es plana, de forma que puedes colocarlo de pie (no sé por qué, pero me encantan los vibradores que puedo dejar de pie). Allí también encontrarás su interfaz: tres botones. Claro, con tres botones puedes encender y apagar a Conny (un par de segundos), subir la intensidad con el + y bajarla con el -. Pero es que, además de esas 5 velocidades, dispones de 7 modos diferentes

IMG 5019, Hay una lesbiana en mi sopa

Si nos fijamos en el packaging, Diversual ha preparado unas cajas con su diseño propio. Los juguetes van envasados en una bolsa de plástico que tú abrirás cuando vayas a usarlos. También llevan el cargador, pero ni rastro de las instrucciones. En un primer momento me extrañó, pero si te fijas en la caja de Conny encontrarás un QR que te lleva directamente a las instrucciones. La marca asegura que así no gastamos tanto papel, y yo puedo decirte que prefiero consultar las instrucciones en una web en lugar de conservar todos y cada uno de los manuales de uso. Además, las instrucciones que propone Diversual son superfáciles de entender y hay un apartado de inspiración que te da ideas sobre cómo usarlos.

El precio de ambos juguetes es exactamente el mismo, y Diversual lo ha ajustado mucho para que salga muy a cuenta hacerte con uno de sus vibradores. Ah, recuerda hacerte con una bolsita de tela también, porque no la incluyen.

IMG 5029, Hay una lesbiana en mi sopa

Tras haber probado a conciencia Dolphin y Conny, me da la impresión de que el primero es más silencioso y el segundo más potente. Me resulta imposible decidirme solo por uno, porque ambos tienen puntos fuertes y pueden ser idóneos para personas distintas. Por tanto, mi consejo es el siguiente: 

  • Dolphin: ideal para empezar, con una forma discreta y cómoda de insertar. Perfecto si quieres un juguete poco ruidoso, pero que te garantice una buena experiencia. También puede encajar como primer juguete por lo fácil que es usarlo y su interfaz sencilla. 
  • Conny: para quienes buscan mucha potencia y la necesitan con fervencia en el clítoris. Es una buena opción si ya tienes otros juguetes y buscas uno más avanzado que cumpla con las expectativas.
IMG 5030, Hay una lesbiana en mi sopa

En resumen: elegir siempre es complicado, pero cuando se trata de orgasmos lo es todavía más. A pesar de las similitudes entre Dolphin y Conny, cada uno de ellos tiene una o dos características que los hace especiales, y una forma radicalmente distinta. Pero seguro que tras leer la review sabes quién es el indicado, ¿verdad? ¿Con cuál te quedas? 

Consigue a Dolphin AQUÍ.

Consigue a Conny AQUÍ