Encontrar el juguete erótico perfecto no es cosa de un momento. No es nada fácil. Cada vez hay más opciones en el mercado, más marcas, más competencia entre ellas y un mar de productos en el que puede costar un poco navegar. La idea de estas reviews es precisamente que surques los mares sabiendo por qué lado sopla el viento. Pero yo te hablaba de lo que puede suponer encontrar tu artilugio orgásmico idea porque creo que, al fin, he encontrado el mío.

Cada cuerpo es un mundo, ya lo sabes, y aunque gran parte de los juguetes que se pueden adquirir en la actualidad hayan sido diseñados para personas con vulva, no significa que a todas nos guste lo mismo. Vamos, que las posibilidades son infinitas y la forma en la que nos estimulamos también.

IMG 5159, Hay una lesbiana en mi sopa

Primero vibradores, luego succionadores, impulsores y ahora… ¿rotadores? Se llama Zumio y ya has conocido a sus hermanos pequeños: el X y el S. Ahora se estrena el E, con una punta mucho más precisa. Lo curioso de esta marca no es solo esa precisión (estimula justo el epicentro de tu placer), sino que sus juguetes no vibran en absoluto, sino que rotan.

Captura De Pantalla 2021 10 10 A Las 14.59.47, Hay una lesbiana en mi sopa

Zumio E se diferencia de los otros modelos por su punta curva, fina y rígida. También porque, en lugar de rotar en círculos, rota en forma de elipse. Es, definitivamente, el más preciso de la marca, ideal para clítoris experimentados que necesitan mucha potencia (para principiantes recomendaría el S).

Tienes 8 velocidades que podrás controlar con la interfaz de 3 botones. Más para incrementarla, menos para reducirla y el botón principal para encender y apagar. Ah, y para poner el juguete en modo viaje (presionando 10 segundos), que es mejor evitar accidentes.

IMG 5162, Hay una lesbiana en mi sopa

A pesar de que los Zumio tienen una punta muy fina y prometen exactitud, recuerda que el placer está en más lugares además del clítoris. Este rotador es perfecto para descubrir otros puntos de placer en tu vulva, pero también en el resto del cuerpo. Utilizarlo como lápiz puntero para encontrar zonas erógenas es toda una experiencia, a solas o en pareja.

Con todo, lo que a mí me ha enamorado del Zumio E son esos movimientos elípticos. La estimulación por rotación no tiene nada que ver a la de la vibración, la siento más sutil y menos insistente, lo cual me gusta para no saturar a mis terminaciones nerviosas.

IMG 5161, Hay una lesbiana en mi sopa

También me permite jugar con la intensidad: por mucho que lo presiones contra el cuerpo, no reduce su fuerza, todo lo contrario. Se mantiene ahí y la profundiza.

¿Y qué me dices de la elegancia del color negro? Confieso que me capturó nada más verlo, porque después de los modelos en morado, esta versión en negro es preciosa e imponente.

Por supuesto, es resistente al agua y recargable. Lleva una base de carga que se conecta a la corriente y es perfecta para mantenerlo en la mesilla si va a ser tu juguete de confianza. En la mía está día sí y día también…

IMG 5163, Hay una lesbiana en mi sopa

Además, va bien protegido en su caja, donde también encontrarás un tapón para que el juguete no se dañe al transportarlo o guardarlo.  

IMG 5164, Hay una lesbiana en mi sopa

En pocas palabras: Zumio E es uno de los mejores juguetes que he probado en todo este tiempo. Va a seguir acompañándome con frecuencia por su estimulación intensa pero respetuosa, por su precisión y porque cumple su promesa de ser excelente en su trabajo.  

IMG 5160, Hay una lesbiana en mi sopa

Consigue tu Zumio E AQUÍ.