Image 14, Hay una lesbiana en mi sopa

Después del final de Killing Eve, ese que no gustó a nadie de mi entorno ni casi, casi, de fuera de él, Jodie Comer se ha apuntado a un nuevo proyecto que suena bien. Muy bien. Y por bien queremos decir lésbico, no nos vamos a engañar. HBO ha puesto en marcha la adaptación de Big Swiss, una novela de Jen Beagin que tiene una trama tal que así: Greta vive con su amiga Sabine en una antigua granja holandesa en Hudson, Nueva York. La casa, construida en 1737, no ha sido renovada, no está aislada y está llena de abejas. Greta pasa sus días transcribiendo sesiones de terapia para un entrenador sexual que se hace llamar Om. Ella se enamora de su última clienta, una mujer casada reprimida a la que cariñosamente se refiere como Gran Suiza, ya que es alta, estoica y originaria de Suiza. Greta está fascinada por la actitud refrescante de Big Swiss hacia el trauma. Ambos tienen historias oscuras, pero Big Swiss elige permanecer desapegada de su sufrimiento mientras Greta continúa siendo torturada por su pasado.

Image 15, Hay una lesbiana en mi sopa

La cosa no acaba aquí. Un día, Greta reconoce la voz de Big Swiss en el parque para perros. Presa del pánico, se presenta con un nombre falso y rápidamente se ve enredada por ella. Aunque Big Swiss desconoce la verdadera identidad de Greta, Greta nunca ha sido más ella misma con nadie. Su atracción por Big Swiss anula su culpa, y hará cualquier cosa para mantener la relación. Cualquier. Cosa.

Image 13, Hay una lesbiana en mi sopa

Con esta sinopsis, yo estoy dentrísimo de la trama. HBO se llevó el gato al agua tras una subasta contra 14 postores más, y todo tiene pinta de ser una serie limitada, de pocos episodios y muy intensos. El casting no está confirmado, así que nos quedan unas cuantas incógnitas abiertas. La primera, a quién interpretara Comer. La segunda, quienes serán las otras dos mujeres principales en la trama. Y, last but not least, cuando podremos ver esta serie con tintes Killingevescos. A esperar.

Vía: Deadline