Image, Hay una lesbiana en mi sopa

Hace no tantos años, hablar de que una mujer con pareja femenina, o incluso sola, pudiera llegar a ser madre de manera sencilla era imposible. Por no hablar, claro, de posponer la fecha de maternidad: el reloj apremia y es implacable. De hecho, esta es la base de, no sé, cientos de novelas, series y películas: corre, hija mía, que tienes que ser madre y no llegas. Ay, señor.

Afortunadamente, la ciencia ha avanzado mucho en ámbitos que nos son familiares y tangibles, no solamente en cosas que se nos escapan y suenan complicadísimas. La investigación se ha desarrollado con seguridad y precisión, y ahora las clínicas, y en especial las que cuentan con las últimas tecnologías como IVI, ofrecen las mayores garantías a las mujeres que se acercan para formar su familia. ¡Viva la ciencia!

En los últimos años, como os digo, la técnica está ayudando a crear nuevos modelos de familia, bien con dos mamás, o una madre soltera como la que nos contaba su experiencia hace unos meses, con tratamientos de Reproducción Asistida como la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la ovodonación o FIV Genetic. ¿Te contamos un par?

La Inseminación Artificial es una técnica que habrás visto en Biología de 3º de la ESO y que consiste en colocar en el interior del útero de la mujer una muestra seleccionada de semen previamente preparada. Es una técnica super antigua, ya existen registros desde finales del siglo XVIII. Como te puedes imaginar, ese procedimiento rudimentario que tanto se parece al experimento de Tina y Bette en el 1×01 poco tiene que ver con la actualidad, pero sigue siendo una de las opciones más escogidas por parejas en todo el mundo por su sencillez y eficacia. Es, en muchos casos, un primer acercamiento a las técnicas de reproducción asistida.

Por último, el FIV Genetic se ha desvelado como una opción novedosa y muy ventajosa frente a la fecundación in vitro convencional, con una impresionante tasa de éxito del 64% y que disminuye las probabilidades de tener que recurrir a varios ciclos de reproducción asistida. Esto, amigas, es el futuro, y lo mejor es que lo podemos disfrutar desde el presente.

¿Quién iba a pensar hace pocas décadas que las mujeres íbamos a poder tener tantas opciones a la hora de convertirnos en madres?

Para más información os dejo este link de las clínicas IVI donde os podrán asesorar con todo lo que necesitéis.