Image 18, Hay una lesbiana en mi sopa

A no ser que tengas una salud de auténtico hierro (si es así, mi enhorabuena desde aquí), alguna vez habrás acudido a la consulta de un médico, por la circunstancia que sea, y como era algo que te pasaba a ti sabías exactamente qué decir: que si me duele el morroplastio, que si yo creo que esta tos se está alargando, que si POR FAVOR dame algo para esta alergia. Pero claro, algo para lo que nadie nos prepara es para la primera visita a una clínica para tener un hijo. Un hijo. Es que es fuerte, ¿eh? ¿Y qué tengo qué decir? ¿Qué me van a preguntar? ¿Qué tengo que saber?

En primer lugar, tranquilidad. Los especialistas en medicina reproductiva están ahí con un objetivo muy claro: que formes tu familia. No hay pregunta que no hayan escuchado, ni situación que no hayan vivido. Están para ayudarte. Y acudir a la consulta es el primer paso en tu aventura de convertirte en madre.

En la primera visita hablaréis sobre tus datos personales (edad, asuntillos de salud, si has tenido embarazos anteriormente…) historial familiar y las diferentes opciones que tienes, que afortunadamente son muchas. Lo más probable es que, tras esta entrevista personal, salgas de la consulta con una idea concreta de lo que vas a hacer a continuación.  

De todos modos, si tienes dudas que internet no te resuelve y que no te dejan dormir, estás de suerte porque las Clínicas IVI han lanzado una guía Mamás2 con la información que te permitirá acudir a la visita con algunas dudas ya despejadas, tanto sobre aspectos médicos como legales o de cuidados. Haz clic aquí y que comience la aventura.