Image 23, Hay una lesbiana en mi sopa

Que cierre una librería es siempre una malísima noticia. Pero si, además, es una librería histórica y un rincón que ha acompañado a generaciones de personas LGBT en su salida del armario y en su trayectoria vital, la noticia pasa a ser casi una tragedia. Cómplices, la primera librería LGBT de Barcelona, cierra sus puertas este próximo mes de diciembre.

En 1994, con una Barcelona post olímpica y con aires nuevos, la catalana Connie Dagas y la danesa Helle Bruun, decidieron zambullirse en esta aventura que ahora, con una muy merecida jubilación, termina. Sus inicios fueron ingenuos y duros. “”Recibimos el primer golpe de realidad y fue muy duro, no sólo porque a la gente le costaba entrar, sino porque después no teníamos libros en español para vender, no había literatura”, cuentan ellas mismas en una entrevista en El Nacional.

Image 24, Hay una lesbiana en mi sopa

Esta escasez en el catálogo en castellano hizo que, junto a Mili, propietaria de Berkana en Madrid, fundaran Egales, editorial pionera y de referencia tanto en narrativa como poesía y ensayo LGBT. Mucho han cambiado los tiempos desde entonces, y desde luego tenemos que agradecer a Cómplices que hayan sido punta de lanza de muchos cambios sociales en este país. Pasad a visitarlas antes del cierre en su local de la Calle Cervantes.