Las balas vibradoras son el accesorio perfecto para iniciarse en la juguetería erótica. Son discretas por su tamaño y forma pero, al mismo tiempo, pueden llegar a ser muy potentes. También son un buen complemento para las personas más experimentadas por su versatilidad y el hecho de que puedes llevártelas adonde quieras.

IMG 5563, Hay una lesbiana en mi sopa

Hoy quiero hablarte de tres superbalas de Diversual que forman parte de su línea Basics. Esta línea se caracteriza por acoger juguetes de calidad a un precio asequible, porque eso de que hay que gastar mucho dinero para conseguir un buen artilugio de placer hoy en día es un mito.

Divy

Divy es el juguete más encantador y discreto que te vas a cruzar. Por fuera podría ser un pintalabios cualquiera, incluso al abrirlo parece que el acabado de la silicona sea un efecto mate del pigmento. Sin embargo, al presionar el botón que está en la base el juguete se encenderá para mostrar todo lo que puede hacer.

Brilla por su discreción (perfecto para llevar en el bolso o a un viaje), pero también tiene todo lo que una buena bala necesita. Es potente y tiene 3 intensidades y 7 patrones que se pueden explorar con el único botón del que dispone. El ruido que emite no es excesivo, pero no es la opción más silenciosa de las 3 balas de las que te hablo hoy.

Es resistente a las salpicaduras (ojo: no sumergible) y recargable, con una hora de carga disfrutarás de otros 50 minutos de placer. Es sencillo de utilizar y de transportar. Además, es ideal para un regalo si no tienes claro que esa persona sea fan de los juguetes eróticos o para ti si quieres un vibrador diferente y divertido.  

Mi consejo: aprovecha la forma. Debido a la punta, que imita una barra de pintalabios, hay varias caras con las que puedes experimentar y la estimulación se siente diferente según el ángulo y la cara que elijas.

Hazte con Divy AQUÍ.

Rocket Mini

Rocket Mini responde perfectamente al “pequeña pero matona”. Es como un dedo pulgar de grande más o menos, pero funciona con batería recargable y eso hace que tenga una potencia exquisita. Tiene 5 intensidades y 5 patrones de vibración, controlados por un solo botón que se encuentra en la base.

Tiene un acabado sedoso muy agradable con la piel y es 100 % sumergible. Además, de estos tres, es el más silencioso. Está disponible en tres colores: cereza, turquesa y negro.

Mi consejo: explora nuevas sensaciones con ayuda de un buen lubricante o en el agua. Llévate a Rocket Mini al medio acuático y prueba cómo se siente mientras te das una ducha.

Hazte con Rocket Mini AQUÍ.

Rocket

Rocket es la opción más asequible y, también, la única que te promete acción sin pausa. Funciona con una pila AAA con la que podrás jugar durante 4 horas y explorar las 3 intensidades y 4 patrones. Cuando se acabe la batería, solo necesitas reemplazarla. Es bastante silencioso y discreto y tiene un solo botón.

Su característica más llamativa es la forma: es literalmente la de una bala, así que tiene una punta muy precisa que es perfecta para delinear el cuerpo con un hormigueo y encontrar nuevas zonas erógenas. También es algo más larga que la Rocket Mini, así que puedes utilizarla para la penetración. Es 100 % sumergible y está disponible en tres colores: cereza, turquesa y negro.

Mi consejo: utiliza la punta de la bala para delinear también los genitales y estimular las terminaciones nerviosas que hay alrededor de la entrada de la vagina o en los labios antes de ir directamente al clítoris.

Hazte con Rocket AQUÍ.

Las tres balas vibradoras vienen en el packaging de Diversual Basics: una caja y bien protegidos dentro de una bolsa. Si tienes curiosidad, échale un vistazo al unboxing aquí. Incluyen un QR con instrucciones, funda de satén, el cargador si funcionan con batería y una pila en el caso de Rocket para que puedas disfrutar de inmediato.

Recuerda: ninguna de estas opciones debe usarse para la penetración anal. Cualquier juguete de uso anal requiere un tope en la base.

En cuanto al precio, las tres opciones se encuentran ahora mismo en un rango de entre 10 y 20 euros.

Untitled Made With DesignCap, Hay una lesbiana en mi sopa

En definitiva: son productos con una muy buena relación calidad-precio y, después de haber probado más juguetes de Diversual Basics, confío plenamente en la línea propia de la marca. Yo me quedo con Divy por la discreción, con Rocket Mini por la potencia y con Rocket por la precisión. ¿Con cuál te quedas tú?