En el episodio anterior:

Una fiesta con amigos, y sobre todo amigas, de Lena y Stef nos deja ver que no todas las parejas que parece que son para siempre, lo logran. Conocemos a Garret, el hijo hipster de una pareja que, tras veinte años juntas, han decidido separarse, despertando ciertos avisos en nuestras Fosters favoritas. Mariana continua celosa por lo de su hermano con su mejor amiga y Jesús consiguió la píldora del día después para Lexi a pesar de que Lena no acababa de verlo del todo correcto. Por otro lado Brandon se ha declarado a Callie, pero ella no deja de repetir que incluso hablar de eso podría hacer que ella y Jude se quedaran de nuevo en la calle como ya ocurrió.

Es sábado por la mañana y Brandon tienen una audición de piano muy importa que los saca a todos de la cama mucho antes de lo que hubieran querido, excepto a Jesús que está preocupado porque esa noche los padres de Lexi vendrán a cenar para hablar de ciertos términos sobre la relación que deben mantener cuando estén en sus casas, y ya puestos Jesús les dice que hay un campamento religioso al que Lexi va y que quiere ir también. Como todas sabemos lo religioso y lo lésbico suele chocar, cosa que no tarda en decir Stef, así que en eso tendremos el drama de este episodio.

Wyatt decide hacer una fiesta en su casa ahora que el banco se la va a quedar por impago, cosa que está a la orden del día tanto que incluso nos lo meten en una serie y, aprovechando que está ahí a solas con Callie, decide preguntarle que qué son. Uy… Esas preguntas nunca se hacen, pero él la hace y, como era de esperar, Callie sale huyendo porque tiene que ir a la reunión de chicos de acogida. En ella se muestra totalmente interesada por lo que sea que hay en su móvil, hasta que escucha el nombre de la familia que tiene acogida a una de las chicas: Los Olmstead; y su cara cambia completamente, invitando a la chica en cuestión a tomar algo para charlar.

Mientras tanto Mariana miente a Lena diciéndole que se va a comer con Garret, y en realidad con quien se ve es con su madre biológica. Al menos esta vez parece que Mariana no está cegada ante la idea de su madre biológica, y ella rápidamente intenta hacer el papel de una madre de verdad, preocupándose por cómo está y trayéndole un regalo por su quinceañera.

Mike, el encargado de llevar a Brandon a su audición de piano, no llega a la hora, haciendo que el chico se ponga aún más nervioso y que tenga que tocar en el último lugar. Mientras tanto vemos otra relación fraternal, conociendo al padre de Stef cuando ésta va a llevarle la compra a su casa. Charlando se acaba enterando de lo del campamento católico al que quiere ir Jesús y le dice a su hija que no entiende por qué dejó de ir a la iglesia. En ese momento vemos otra cara cambiar radicalmente, y a pesar de que Stef no quiere entrar en el tema, la insistencia de su padre hace que le explique exactamente sus motivos cuando él decidió llevarla a hablar con un pastor tras pillarla jugando con una amiga para que éste le dijera que ser gay es pecado. Obviamente el resultado no fue el esperado, y su padre se lo recuerda diciéndole que un marido y un hijo, y que decidió dejarlos por Lena. Que lo tenía todo y decidió ser gay.

Supongamos que es una elección. Al final del día, a quien quiero no debe ser un problema para ti o para cualquier otro. Así que sí, tomé una decisión. Decidí ser feliz.


Momento de aplausos para esa gran verdad que más de uno habrá tenido que explicar porque la gente sigue pensando que estas cosas se escogen porque «ahora está de moda» y no comprenden que I was born this way, baby.

Callie charla con Sarah, la chica de acogida que le hizo levantar la antena al oír el apellido de la familia de acogida con la que vivía, y tras un rato nos damos cuenta de que ella quiere saber más sobre el hijo de la familia; Liam. Pero antes de que sepamos exactamente qué es lo que preocupa tanto a Callie, Sarah se da cuenta de que algo no va bien y decide alejarse de ella sin hablar más del tema, con lo que ésta vuelve a casa dispuesta a pasar la noche del sábado en su casa hasta que Mariana se entera de la fiesta que da Wyatt.

Mientras ellas se arreglan para la fiesta, Lena y Stef se arreglan para su cena con los padres de Lexi, empezando a preguntarse si los Rivera han venido a juzgarles por ser una familia homoparental y que intentan volver a llevar a sus niños por el buen camino, algo que Stef no va a permitir y mucho menos en su casa.

La audición de Brandon empieza y los nervios le pasan factura, haciendo que toque mal la pieza. Cuando se lo dice a su padre, bastante malhumorado porque todo empezó por el hecho de que él llegó tarde a buscarle, éste se va a hablar con el pianista convenciéndole de que le dé otra oportunidad a su hijo puesto que es culpa suya si no ha llegado a tiempo y lo ha hecho mal. No sabemos si Mike necesitó la pistola para convencerle, pero sí sabemos que le logró otra oportunidad y que, esta vez, Brandon lo hizo bien, con lo que a pesar de no conseguirle una plaza, sí le acepta como alumno por el módico precio de 1200 dólares al mes. A pesar de las ganas que Brandon tiene, se niega, pero Mike le obliga a aceptarlo asegurándole que él se hará cargo de las facturas aunque tenga que hacer horas extras y buscarse otro empleo. Ahora chicas… awwwwwwwwwwwwww

Mariana y Callie llegan a la fiesta, donde todo el mundo parece estar pasándolo bien mientras destrozan la casa por petición propia de Wyatt, que dice que ya que el banco se la va a quedar, que se la quede destrozada. Y mientras parece no estar afectado por nada de lo que ocurre ahí dentro, acaba derrumbándose porque ahí es dónde ha crecido y se ha criado, siendo consolado por Callie que le recuerda que es simplemente una casa.

No es tu familia o tu infancia. Es sólo una casa.
No es tu familia o tu infancia. Es sólo una casa.

Y mientras Mariana bebe con su amiga Kelsey, que acaba de volver de rehabilitación y que muy alegremente le explica que Lexi le pidió la píldora del día después y que no entiende cómo sus madres se la dieron. Ahí es cuando Mariana, más celosa que nunca, pierde el control sobre lo que bebe y acaba borracha perdida. Esos celos no son del todo normales, Mariana… Deberías hacértelo mirar. ¿O es que acaso eres tú la que quiere algo más que una amistad con Lexi…? Veo el material, chicas, lo veo. ¿Soy la única?

La cena con los Rivera va mejor de lo que se pensaban inicialmente, mucho mejor de lo que yo misma me pensaba que iba a ir, puesto que descubrimos que a pesar de ser religiosos y algo anticuados, los padres de Lexi creen en Dios y en la familia, y no ven nada malo en la familia que ellas dos han formado, a pesar de las reticencias del padre de Stef que aparece durante la cena a «disculparse» por su comportamiento, aunque acaba disculpándose porque lo que hizo fue en teoría lo que alejó a Stef de Dios, sin darse cuenta de que lo que hizo alejó a su hija de él y que ese sí es el mayor de los pecados.

¿Qué hay más Cristiano que la familia?
¿Qué hay más Cristiano que la familia?
Nosotros apoyamos totalmente a esta familia.
Nosotros apoyamos totalmente a esta familia.
No hay nada que puedan decir que vaya a cambiar cómo me siento respecto a mi familia.

Y antes de desaparecer de la fiesta de Wyatt, Callie se ve atrapada por el pasado de nuevo; un pasado llamado Liam que parece dispuesto a abrir todas las heridas que ella no haya logrado cicatrizar correctamente. En cuanto aparece nos damos cuenta de que las cosas entre ellos dos no fueron normales, y él no tarda ni treinta segundos en amenazarla antes de que Wyatt aparezca dispuesto a salvarla si algo no va bien. Al llegar a casa, con Mariana demasiado borracha, intentan irse a la cama sin saludar, pero los Rivera piden ver a Mariana y es cuando ella se ofende porque van a dejar que Jesús y Lexi vayan a un campamento juntos cuando ellas saben que han tenido sexo. Obviamente, en lugar de simplemente ofenderse, el alcohol y la mala leche que tiene cuando quiere, hacen que abra su bocaza y lo suelte frente a los padres de Lexi que no parecen nada alegres al escucharlo.

Para rematar, Liam encuentra a Callie en Instagram (el peligro de las redes sociales!!!) y le comenta sobre el árbol que se ve desde su ventana. ¿Alguien dijo creepy…?

Lo que me ha gustado:

Wyatt y Callie… Bueno, que una es multishipping y creo que el chico es un amor, así que les doy totalmente mi visto bueno, al menos de momento.

Los Rivera diciendo que no creen que un matrimonio deba ser algo más que dos personas que se aman. Ok, no fueron las palabras exactas, pero sí el mensaje que es lo que importa.

Jesús ❤❤❤❤❤ ¿Puede este chico ser más adorable cuando habla de su familia? Yo creo que no.

Lo que no me ha gustado:

Los celos de Mariana que hacen que deseé darle de hostias por chivata. ¡No soporto a la gente chivata!

El tema del padre de Stef… Nunca entenderé cómo es posible que haya gente que no logre comprender que el matrimonio no es más que un papel que dice que quieres a alguien, que eso es algo tangible y palpable; pero el amor es un sentimiento, y como tal no podemos controlarlo, ni escogerlo, ni mutilarlo o convertirlo en algo que no es. La disculpa al final del episodio está aceptable, pero no está bien. Aunque espero que poco a poco ese hombre abra los ojos y se dé cuenta de que el amor no conoce de sexo, raza o religión.

2 Comentarios

  1. Lo del padre de Stef me sorprendió un montón, porque no creí que alguien realmente pudiera juzgarla mal después de haber visto a su familia de cerca. O sea, la tía curra y lleva una casa con cinco hijos y te atreves a decir que hace algo mal? Si es una maldita heroína macho.

    Jesús es tan amor que desborda las cuatro paredes de esa casa ♥ Mariana caca.

    Y +1 a los Rivera. Aún en su mentalidad mega cristiana son capaces de ver lo que molan los Foster.

  2. Es que es eso; si me dices que es alguien de fuera que no la conoce bien, un tío, primo, pero su padre… No sé, si no ves lo bien que funciona esa familia, es porque eres subnormal. Que entiendo que al principio se moleste, pero adoptaron a Jesús y Mariana cuando eran críos, y ya estaban juntas, así que se supone que mínimo deben llevar siete u ocho años, ¿y sigue sin querer verlo? No me entra en la cabeza. Y la frase de «Siento haber abierto un abismo entre Dios y tú»… Me dolió mucho que no se diera cuenta de que lo había abierto entre ambos, y que seguramente a Stef le duela más tener a su padre a un abismo de distancia, que a Dios.

    Y Jesús nos compensa por lo gilipollas que es Mariana… XDDD

    Sip, los Rivera tienen ojos, que es lo único que hay que tener para darse cuenta de la gran familia que son los Foster.

Comments are closed.