No sé cuántas de nuestras lectoras han sido de esas niñas que soñaban con matar dragones y rescatar princesas cuando eran unas enanas, cambiándolo en la adolescencia quizás por algo más tipo espionaje, asesinos a sueldo y mafias. Yo era de esas. La idea de ser una espía era algo que me hacía soñar, inflitrarme en otros gobiernos, seducir a mujeres hermosas, quizás incluso a las esposas de los presidentes (o a sus hijas)… Una especie de Olivia Dunham lesbiana que iría por ahí rompiendo bragas corazones y salvando el mundo. Sí, sé que sueño mucho, pero es que mi trabajo es un coñazo y algo constructivo tendré que hacer mientras hago puertas de coches forjo espadas.

Olivia Dunham Fringe Anna Torv, Hay una lesbiana en mi sopa
Imagina que es a ti a quien espía por esa ventana

Y aunque ya es tarde para mí porque estoy atrapada en este dementor!curro, es posible que tú aún estés a tiempo de ser como la Señora Smith, sólo que en vez de casarte con Brad Pitt, podrías encontrar una Sydney Brystow. ¿Y que por qué te estoy contando todo esto? Pues por esto.

Sí, como lo leéis, resulta que ahora en esto de ser espías es mejor si eres homosexual. Yo aún estoy que no me lo acabo de creer, sobre todo porque no me quiero creer que el motivo por el cual lo hacen es porque los homosexuales tienden a tener menos relaciones personales con otras personas y así se centran más en su trabajo. ¿Y por qué no me lo creo? Pues porque no quiero creérmelo. ¿¡Pero que horrible manera de romper mis sueños es esta!?

Black Widow Scarlet Johanson 2, Hay una lesbiana en mi sopa Black Widow Scarlet Johanson, Hay una lesbiana en mi sopa

A ver, que es posible que tengan razón, pero eso es porque de momento no hay muchas lesbianas entre las espías, porque aquí entre nosotras, queridas croquetas mías, todas sabemos lo que pasa si juntas durante mucho tiempo a muchas croquetas compartiendo tiempo y espacio. ¡El bollodrama está servido! Y ahora que hay tantas series con lesbianas, creo que es una buena idea para plantear una serie con lesbianas espías, algo como The L word, pero con espías. ¿¡No os parece lo más!? Porque yo es que lo veo y me está dando algo de sólo imaginarlo.

7 COMENTARIOS

  1. Dejando a un lado lo poco que me apetece a mí tampoco creerme ese argumento de peso sobre la idoneidad de los homosexuales para la vida de espía (tengo la misma tendencia a descentrarme que cualquier espía heterosexual que se precie), suscribo tu propuesta de serie de croquetoespías (aunque sólo sea para demostrar que se puede mejorar -espero- DEPS, espías en acción, único ejemplo cinematográfico sobre el tema que conozco).

  2. Estoy de acuerdo, me parece BIEN raro. Cuando tengan demasiadas lesbianas en sus filas van a perder la cabeza hahaha.

  3. Pues que os voy a decir…que esto ya no es lo que era. ¿Donde quedaron los espías glamurosos (o no tanto) pero con carácter, fina ironía y recursos sinfín? Esas soirées en la embajada soviética, que muy comunistas y proletarios ellos pero todas las mozas (agentes del KGB) vestían trajes de noche de «póngame doctor un bypass triple si eso». Y lo mejor de todo…todas ellas deseando fugarse a occidente :).

    Seguramente sea más una campaña de marketing que otra cosa. Pero vaya…que yo me apunto para hacer de croqueto-Nikita si mi país me necesita, faltaría más!!!

    Y lo de la serie…bueno mas que un L-Word yo lo veo estilo «24» con toques de «Mentiras arriesgadas» en plan:

    – Cariño, me voy a trabajar ¿quedamos para comer juntas?
    – Claro amor, te veo en el restaurante. (beso entre pícaro y apasionado)
    * Típico americano. Nada de salir a la carrera a intentar pillar el bus mientras te acuerdas del que inventó la jornada laboral.

    Y nuestra prota se va con su Lexus sin pillar un semáforo (que pa eso es agente secreto). Penando por tener que mentir a su pareja que la cree una analista informático mientras que en realidad es una agente secreto «certificadadelamuerte» que en 8 horas de jornada laboral es capaz de viajar al otro lado del mundo, salvar a la humanidad, liarse con la croqueta de turno, zafarse de su «archienemigacroquetamazizabuenorra» no sin antes encasquetarle un beso de película y volver para la hora de la cena. Ajena, eso sí, al hecho de que su pareja, a pesar de amarla con locura, se debate entre su deseo de ser madre y el deseo que siente por la vecina del adosado de al lado que está de toma pan y moja. En definitiva…como la vida misma.

    *Necesito un par más de cafés. 😛

  4. Yo pienso lo mismo, que si empiezan a meter ahí lesbianas… Bueno, centrarse será complicado XD

  5. ¿Un par de cafés más? XDDD Yo creo que tienes ya la mente bien activa, que me has dejado flipada.

Los comentarios están cerrados.