Ireen Wust Podium, Hay una lesbiana en mi sopa
Todas recordamos la controversia que hubo este invierno con los Juegos Olímpicos de Invierno. Celebrados en la (sí, venga, lo voy a decir) homofóbica Rusia, los Juegos estuvieron llenos de pequeños gestos de protesta, prácticamente a diario, que nos hicieron recobrar la fé en el ser humano. Prefiero quedarme con eso que con otras cosas que me disgustan más. Pues bien, mientras las pruebas discurrían, a la par se estaba grabando un documental sobre los atletas LGBT que participaban en Sochi.

To Russia with love es el título de la obra. Narrada por el patinador abiertamente gay Johnny Weir, también productor ejecutivo, el documental cuenta con los testimonios de otros atletas compo Jason Collins, único jugador de la NBA que ha salido del armario publicamente. Entre los protagonistas que compitieron en Sochi se encuentran las competidoras en snowboard Belle Brockhoff y Simona Mailer, los patinadores de velocidad Anastacia Bucsis y Blake Skjellerup y la jugadora de Hockey Charline Labonté.

Según la compañía, la cinta ‘examina los derechos humanos a través de la lente de los atletas LGBT’. Nos alegramos profundamente de que toda la cola que trajo Sochi no se quede ahí, congelada. Los juegos de la vergüenza han de ser un recordatorio perpetuo de nuestra libertad. A partir del día 22 de octubre podremos verlo.

 

Vía: RMN Stars