IMG 0297, Hay una lesbiana en mi sopa

Esta reseña de hoy es un poco más especial que el resto, porque os voy a confesar algunos secretos. Os voy a contar mi experiencia probando el juguete del que os vengo a hablar: Smart Dream de Adrien Lastic. Os había comentado ya que los productos de esta marca combinan calidad y diseño y, de hecho, os he hablado de varios de ellos. Usan batería, son potentes y el precio está al alcance de aquellas personas que buscan un buen vibrador y no pueden gastarse una cantidad excesiva.

Pues bien, una de las joyas de su catálogo es Smart Dream. No es un vibrador, no es un huevo ni tampoco un masajeador. Es las tres cosas al mismo tiempo. Si veis las imágenes de esta reseña os daréis cuenta de que tiene una parte más grande parecida a un huevo y tiene una extensión estrecha y alargada. La colocación es muy simple: hay que introducir el huevo y dejar el resto para que nos estimule la zona externa.

IMG 0296, Hay una lesbiana en mi sopa

X. y yo habíamos probado muchos tipos de juguetes, pero me apetecía ver qué tal nos iría con Smart Dream. Hasta entonces, yo le había dado algún que otro uso en solitario: me lo ponía, me vestía y salía a dar un paseo mientras controlaba con el mando LRS las velocidades. El único problema de esto es que hace un pelín de ruido, pero nada serio.

Aquel día habíamos reservado habitación en un hotel. Y me tocaba mandar a mí. Le puse el Smart Dream a ella y me ocupé de hacerle perder la cordura jugando con las diez velocidades de este juguete. Cuando X. estaba al límite y yo estaba demasiado excitada como para alargar más el momento me puse sobre ella, colocando mis caderas sobre las suyas. No llevaba arnés de ningún tipo, pero comencé a moverlas rítmicamente contra las suyas, haciendo que aumentara la presión del juguete.

IMG 02991, Hay una lesbiana en mi sopa

¿Lo veis? Las opciones son infinitas. Con este y con cualquier juguete erótico. Podemos usar Smart Dream en solitario o en pareja, como hicimos X. y yo. Al tener dos lugares de estimulación (punto G y clítoris), Smart Dream es una opción estupenda para ayudarnos a alcanzar el orgasmo. También podemos usarlo con otros juguetes como complementos, como por ejemplo un masajeador como A-moore.

¿Habéis probado Smart Dream o algún juguete similar? Contadme qué os ha parecido, estoy ansiosa por conocer vuestras opiniones.

Para comprar Smart Dream, haz clic AQUÍ (si usas el código SECRETOSTHAIS tendrás un precio especial).

Secretos Thais, Hay una lesbiana en mi sopa