thirteen house

2004 fue un gran año para las series. De hecho, muchos críticos consideran que fue la fecha de inicio de la segunda gran Edad de oro de las series. Lost,  Mujeres desesperadas, Veronica Mars son sólo algunos de los ejemplos de lo que nos deparó aquel glorioso año. Serie que todas recordamos, que se han quedado en nuestro corazón. Una de las más populares, sobre todo porque se convirtió en estandarte de Cuatro, una de las televisiones pre-tdt mas jovenes de España, fue House

house

La serie triunfó por varias razones, incluyendo su total realismo médico y el carisma arrollador de su protagonista, una especie de Sherlock metido a doctor, con la misma sociopatía que el detective, pero al que se le perdonaba todo porque era un sinvergüenza con gracia. A partir de la cuarta temporada, con el giro total de argumento que dio la serie, se incluyó un personaje del que no podíamos ser más que fans desde el mismo momento en que la vimos. Hablo de la doctora Remy Hadley, Trece.

13

Nunca un cartel definió tanto

Interpretado por Olivia Wilde, a quien ya teníamos en nuestro radar croqueta desde que aparición en The OC haciendo de fugaz amor lésbico de Mischa Burton, Trece era reservada, lista, con un sentido del humor muy, muy afilado y extremadamente sexy. Para alegría de todas, en la quinta temporada descubrimos que Trece jugaba en nuestro equipo.

En ese episodio, la chica con la que pasa la noche sufre un ataque que hace que Trece tenga que presentarse en el hospital con ella, saliendo del armario en el trabajo por causas de fuerza mayor. Esto provocará que a sus compañeros se les derrita el cerebro, porque la orientación sexual de la médico era un tema que despertaba gran interés en el equipo, y que esto constituya motivo (otro más, tampoco es ningún caso de bifobia, ni mucho menos) de miles de chistecillos de House hasta la marcha de Remy. La bisexualidad de la doctora no es, en ningún caso, su rasgo más definitorio. La única relación sentimental larga que se le conoce es con su compañero/jefe Eric Foreman, y, finalmente, con una chica de la que desconocemos el nombre, con la que la vemos en un par de secuencias.

Trece fue un personaje complejo, lleno de demonios y que tuvo que enfrentarse a episodios vitales de gran dureza, como practicarle la eutanasia a su hermano, quien padecía la misma enfermedad que ella. Llegado un punto de no retorno en el que sabía que le quedaba poco tiempo, eligió vivir su vida con gran entereza, junto a la mujer que amaba. Uno de los mejores personajes bisxuales que hemos tenido el placer de ver en televisión en los últimos años.

1 Comentario

Comments are closed.