b9-w1600h1600Hace unas semanas os hablé de las fantasías y de cómo, recientemente, había podido cumplir una. Si os apetece leer más (donde encontraréis los motivos por los cuales tengo la fantasía de la que hoy os voy a hablar) podéis hacer clic AQUÍ. En la entrada de hoy os voy a contar en qué consistía esta fantasía y de lo que he necesitado para cumplirla.

No voy a negarlo, tan pronto como supe que me gustaban las mujeres (por desgracia no lo he sabido toda mi vida, tan solo hace unos años de ello) sentí un profundo rechazo hacia cualquier tipo de forma fálica. Recuerdo cuando fui a ver Nymphomaniac al cine con una amiga en un cine antiguo de Barcelona. Hay una escena de la película en la que aparecen imágenes en primer plano de cientos de penes que pasan rapidísimas y en aquel momento prácticamente se me revolvió el estómago. Así que lo de usar vibradores de forma fálica quedaba temporalmente descartado.

Con el tiempo fui comprendiendo que un vibrador de punto G no tiene nada que ver con un pene, por lo que no debía ser motivo para horrorizarme y negarme por completo a utilizarlo. Así que empecé con Rosita y ahora… los vibradores de punto G me parecen alucinantes.

s2-3-w1600h1600El año pasado vivía en Dinamarca, en una isla del sur bastante pequeña. El tiempo que pasé allí me ayudó en muchos aspectos, pero sobre todo me sirvió de inspiración para escribir mi primera novela, Fugace piacere. Yo acababa de salir de una relación y estaba en esa etapa en la que quieres probar cosas nuevas. Además, allí no salía mucho y me dedicaba a ver porno siempre que estaba excitada. Entre unas cosas y otras acabé encontrando vídeos en los cuales una de las mujeres penetraba a la otra con un dildo sujetado por un arnés. Aquella idea me había repugnado durante mucho tiempo, pero algo hizo clic en mi cabeza y se convirtió en mi mayor fantasía. Quería ser la chica del vídeo. Quería que una mujer me penetrara con un arnés.

Puede parecer una fantasía contraproducente: una mujer con un pene. ¿No se suponía que me gustaban las mujeres? En mi defensa debo decir que no es así exactamente. Lo que me excita no es ver a una mujer con un pene (de hecho, la imagen en sí no me excita en absoluto), sino que me esté penetrando y al mismo tiempo tiene ambas manos libres y podemos establecer contacto visual. Me parecía que algo así tenía que dar mucho juego por eso de que puedes utilizar las manos para estimular otras zonas erógenas como los pezones o incluso arañar ligeramente la espalda.

He tardado un año en cumplir mi fantasía. Durante doce meses la alimenté y la hice crecer hasta que llegó el día en el que había conseguido un buen arnés de cuero y un dildo de silicona perfectos para lo que yo imaginaba. X. fue la que se puso el arnés y os prometo que aquella fue una de las sensaciones más increíbles de toda mi vida. Se mezclaron las ganas que tenía por cumplir la fantasía, todo lo que había imaginado y la experiencia en sí. Llegué al orgasmo volando.ARNES_BLACK_FRONT

Seguro que os estaréis preguntando por qué tardé tanto en cumplir esta fantasía. El motivo es muy sencillo: quería encontrar un arnés que me gustara, porque sabía que si usaba uno cualquiera no iba a disfrutar como yo quería. Así que me puse a buscar y

BS Atelier está formado por mujeres que diseñan y crean piezas sexuales. Todo está hecho a mano con muchísimo mimo y los materiales que emplean son de calidad. Al trabajar bajo pedido, cada pieza que crean es única, por lo que si te haces con alguno de sus productos tendrás la exclusividad que solo en su taller pueden ofrecerte. Sus artículos se distribuyen de forma internacional y están presentados con un packaging ecológico, reciclable y reutilizable.ARNES_black_con_dildo_rayas_d

Cuando recibí el paquete (discreto, todo hay que decirlo) y vi mi dildo Alex y el arnés, sentí que en esas dos piezas estaban impresos los valores de una marca como BS Atelier. Y también sentí que era lo que había estado buscando para que mi fantasía fuera perfecta.

El arnés era simple, de cuero negro, como veis en la fotografía. Tiene dos ventajas muy importantes en un arnés: que es ajustable a cualquier talla gracias al sistema de enganche y que puedes colocar cualquier dildo de BS Atelier (y según cómo, de cualquier otra marca) en la arandela de metal. A diferencia de la mayoría de arneses que hay en el mercado, el cuero es resistente y de verdad, cómodo de llevar y fácil de colocar. No se rompe ni deja marcas negras en la piel (a veces pasa con los de cuero falso que han sido pintados) y el dildo se mantiene estable: ¡manos libres!

El dildo Alex se puede usar por sí solo o con el arnés. La base permite introducirlo por la arandela del arnés perfectamente y no se mueve del sitio. Es ligeramente flexible y su tacto es muy agradable para la piel. Con la penetración, el dildo puede llegar a alcanzar el punto G para asegurar sensaciones muy placenteras. También se puede usar de forma anal.

Como veis, ambas piezas son sencillas y su uso es casi intuitivo. Para colocarse el arnés solo hace falta meter una pierna por un lado y otra por el otro, colocarlo y ajustarlo. ¿Qué os parece? ¿Alguna vez habéis probado un arnés? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia? ¿Habéis probado algún producto de BS Atelier?

Para más información sobre BS Atelier, ve AQUÍ.

Y para hacerte con uno de sus productos, AQUÍ o AQUÍ.

secretos thais

1 Comentario

  1. Qué gusto da leer a Thais Duthie, qué buen trabajo haceis en Hay una lesbiana en mi sopa, y cómo nos habéis alegrado el lunes 🙂

Comments are closed.