elsa frozenCuando Frozen se estrenó en cines de todo el mundo allá por las navidades de 2013, supimos inmediatamente que no estábamos frente a la típica película de Disney. La productora de los sueños nos había ido dando en los últimos tiempos sutiles pinceladas que se salían de su norma de encontrar al príncipe azul, véase por ejemplo el caso de Mérida en Brave, que ni tiene novio ni interés ninguno en encontrarlo, pero el caso de Frozen iba un poco más allá.

Como bien te contábamos en ese momento, la película, en primer lugar, nos daba no una protagonista que tenía que casarse con el heredero a la corona de un reino muy, muy lejano, sino a toda una Reina por derecho propio, algo completamente nuevo. Su hermana, sin embargo, pretendía casarse con el primer chico que se había cruzado en su camino, a lo que Elsa le respondía de este modo.

“No puedes casarte con un hombre al que acabas de conocer”, algo que, sistemáticamente, habían hecho las protagonistas de las historias de Disney desde su primer largometraje, Blancanieves, allá por 1937. ¿Será verdad, pues, que algo estaba cambiando en Disney?. Pero los espectadores, rizando el rizo, están reclamando en los últimos días algo que, bien analizado, tiene todo el sentido del mundo, y es que en la secuela de esta película, la Reina de Arendelle tenga novia. Novia, con A. Porque Elsa, para aquel que sabe mirar, es lesbiana.

Hay algo en lo que estamos de acuerdo algunos de los que protestan y yo, por increíble que parezca. Y es que no hace falta que Elsa tenga una pareja para que sea lesbiana. Es verdad, la orientación sexual no la define tu pareja. Pero durante 80 años hemos visto a las princesas Disney con un hombre del brazo, y sería algo refrescante el que, por una vez, la sempiterna historia de amor en la película de turno fuera entre dos chicas. Si es que la van a meter de una manera u otra, pues al menos que sea croqueta.

El caso es que en la película original hay más de un detalle y de dos que nos hacen pensar que Elsa estaría más que contenta con una mujer colgada del brazo. El primero, y lo pongo primero porque es tan evidente que te salta a la cara, es la letra de Let it go, canción principal de la película. Un análisis de dos minutos servirá.

La nieve brilla esta noche aquí más
Ni una huella queda ya
Soy la reina en un reino de aislamiento y soledad
El viento aúlla y se cuela en mi interior
Lo quise contener pero se escapó
No dejes que sepan de ti
Que no entren, siempre me dijo a mí
No has de sentir, no han de saber
¿Ya qué más da?

Suéltalo, suéltalo, no lo puedo ya retener
Suéltalo, suéltalo, ya no hay nada que perder
Qué más da, ya se descubrió
Déjalo escapar, el frío a mí nunca me molestó

Desde la distancia, qué pequeño todo es
El temor que me aferraba no me va a hacer volver
Soy libre y ahora intentaré sobrepasar los límites
Ya no hay más reglas para mí por fin

En las entrañas de la tierra puedo entrar
Mi alma crece y hace espirales sin parar
Y un pensamiento en mí surgió y cristalizó
Ya no regresaré, el pasado ya pasó

Suéltalo, suéltalo, subiré con el amanecer
Suéltalo, suéltalo, la farsa se acabó
Qué la luz se haga otra vez
Déjalo escapar, el frío a mí nunca me molestó

Toda la canción es una metáfora gigantesca sobre el tener que ocultar algo, y que ese algo es que eres homosexual. Frases como “la farsa se acabó”, o “soy la reina en un reino de aislamiento y soledad” sonarán extrañamente familiares a todos aquellos que, en un momento u otro, han sentido que no encajaban, y finalmente han soltado su secreto. La propia Elsa muestra, durante la canción, cómo toda ella sufre un cambio, incluso físico. Ya no va a estar recluída en una habitación: va a vivir su vida plenamente. Pero no sólo la canción es todo un discurso pro-salir del armario.

La primera parte de la película trata sobre el secreto de Elsa, un secreto que sus padres quieren que nadie sepa, y son ellos quienes la confinan en una habitación. Pero de nada sirve, porque sus poderes se van haciendo cada vez más y más potentes, para disgusto de sus progenitores, que hubieran preferido una hija… normal.

Elsa cree que algo está mal con ella, algo que no puede controlar, y que va creciendo conforme ella va cumpliendo años. Algo que la aísla de todo el mundo, incluso de su propia hermana. Algo que hace que sus padres le digan que es un monstruo.

Mantener algo en secreto durante años es durísimo. Ya sean poderes mágicos (cof) o, qué sé yo, que te gusten las chicas y en tu familia la homofobia campe a sus anchas. Imagínate. Pero, finalmente, Elsa, tras la muerte de sus padres, no puede seguir luchando más contra eso, y, como ya hemos visto, ‘sale del armario’ en pleno Let it go, transformándose en alguien más seguro de si mismo y que no tiene miedo de mostrarse tal y como es.

Y, al final de la película, lo que hace que Elsa deje de considerarse del todo como un monstruo es el amor de su hermana, que la acepta y la quiere tal y como es. Ese hecho provoca que el pueblo de Arendelle la quiera y acepte a su vez.

Frozen es una fábula sobre quererse a sí mismo, seas como seas. Porque, y sin querer ponerme en plan Paulo Coelho, cuando te aceptas y te quieres, vives mucho más tranquilo, más en paz contigo mismo y con los de alrededor. Yo no tengo hijos, pero supongo que cualquier padre o madre lo que quiere es que su familia sea feliz, ¿no?. Por eso me llama tanto la atención toda esta campaña anti novia de Elsa que hay por las redes.

Todos los argumentos que dan, todos absolutamente, están basados en la completa ignorancia. Desde aquellos que dicen que las niñas se volverán lesbianas si ven a una prota de Disney lesbiana, ya que se cimenta en que la homosexualidad es una opción cuando no lo es, hasta los que dicen que los niños no entienden esas cosas, cuando al parecer sí lo hacen si se trata de chico y chica, pasando completamente por alto dos puntos fundamentales: que una princesa (o reina) lesbiana ayudaría a muchos niños y niñas que crecen pensando que lo que sienten es raro y está mal, y quizá los dibujos animados no son solamente para niños.

Sea como sea, muy seguramente Disney no pase del subtexto velado de la primera parte, pero esta campaña a favor y en contra de cosas que deberían ser normales nos ha servido para alegrarnos mucho viendo el apoyo de gente mucho más allá del colectivo LGBTQ, gente que no ve nada malo donde no lo hay, y también nos ha facilitado la limpieza de amigos en Facebook y redes sociales. Gracias, Elsa.

13 Comentarios

  1. si realmente te viste la película, sabrás que la letra no es por la orientación sexual de Elsa, no tiene que ver en absoluto. -_-

  2. Evidentemente la película no habla de la sexualidad de Elsa explícitamente… Marca escribe sobre la posibilidad de verla como una metáfora sobre la auto-aceptación como lesbiana. Repito: Metáfora.

  3. Hace unos días, después del TT que se hizo sobre esto, le comenté a mi hermana, ella tiene una hija de 7 años y se me ocurrió contarle todo esto de que había una multitud queriendo que Elsa tuviese una novia. También le platique del otro bando que no quería y de sus estúpidos argumentos.

    Me llevé un chasco, sin argumentos, me dijo que no, que no dejaría que su hija viera la película si Elsa salía con novia. Yo me saqué bastante de onda y desgraciadamente me es un precedente para seguir en el closet ante mi familia. Ellos son tan abiertos en algunos temas, pero en lo que respecta a la homosexualidad, no esta permitido en mi familia.

    Frozen es la única película de Disney que me gusta y ciertamente, no creo que le vayan a dar una novia, pero si creo que lo dejen a la imaginación.

  4. En Argentina la letra de la canción es más clara todavia:

    La nieve pinta la montaña hoy
    No hay huellas que seguir
    Y la soledad un reino y la reina vive en mí
    El viento ruge y hay tormenta en mi interior
    Una tempestad que de mí salió

    Lo que hay en ti, no dejes ver
    Buena chica tú siempre debes ser
    No has de abrir tu corazón
    Pues ya se abrió

    Libre soy, libre soy
    No puedo ocultarlo más
    Libre soy, libre soy
    Libertad sin vuelta atrás
    Y firme así, me quedó aquí
    Libre soy, libre soy
    El frío es parte también de mí

    Mirando a la distancia, pequeño todo es
    Y los miedos que me ataban muy lejos los dejé
    Lejanía me haces bien, ya puedo respirar
    Lo sé a todo renuncié, pero al fin me siento en paz

    Libre soy, libre soy
    No puedo ocultarlo más
    Libre soy, libre soy
    Libertad si vuelta atrás
    Y firme así me quedó aquí
    Libre soy, libre soy
    El frío es parte también de mí

    Fuerte, fría, escogí esta vida
    No me sigas, atrás está el pasado
    Nieve lo cubrió
    Libre soy, libre soy

    No puedo ocultarlo más

    Libre soy, libre soy

    Libertad si vuelta atrás

    Y firme así me quedo aquí

    Libre soy, libre soy

    El frío es parte también de mí

    Oh, uh, hoooo, uh, oh

    Libre soy

    Oh uh hoooo uh oh

    Liberdad

    Libre soy, libre soy

    Uh, oouh

    Libre soy

  5. Como les gusta deformar las cosas,Elsa no es lesbiana,la aislaron de niña porque no podia controlar sus poderes y tenia miedo de lastimar a la gente,eso no quiere decir que sea lesbiana,la cancion Let It Go habla sobre como ella es libre para poder usar su magia sin lastimar a nadie.

    El Lobby LGBT siempre ve las cosas como le conviene.

  6. Samuel, pásanos la dirección del lobby gay, que queremos que nos arreglen unas cosillas.

    A LOS NIÑOS HAY QUE CONTARLES QUE HAY QUE BESAR A LA BESTIA, O AL PRÍNCIPE DE TURNO, ESO SI LO ENTIENDEN.

    Un saludo, gracias por pasarte por una página de lesbianas.

  7. A ver señor, se lo repito? Metáfora.
    La realidad no se deforma, se interpreta. Y veo que poca capacidad de interpretación tiene usted…
    Por otro lado, que poder tiene el lobby gay oiga! Que ha logrado que alguien como tú ( que seguro dirás que no eres homófobo) se digne a entrar en esta página e incluso comentar. Lo estamos consiguiendo, socias.

  8. Disney ya no es Disney desde que compró Pixar. Parte del contrato es que los arcaicos directivos de Disney, Michael Eisner (el odiado, en Hollywood) se marchara con su equipo y su lugar lo ocupara la directiva de Pixar (Ed Callum, fundador de Pixar, junto a su mano derecha, el afamado John Lasseter, a la cabeza), vamos, que te compran, te dan una pasta y encima el control de la matriz (como pasó con Apple al comprar NeXT de Jobs, que se fue la directiva de la manzana y volvió Steve… que también era dueño de Pixar).

    Vamos, que las mentes pensantes son otras, más abiertas, que estudiaron en la California de la época hippy, que son los que han parido historias mucho más interesantes y realistas con nuestro entorno social y que han hecho la peli Disney anti-Disney (quitando las canciones), Frozen. Si quieren, puede, no me extrañaría que si meten una pareja lésbica en Buscando a Dory, se atrevan a lo grande con su piedra preciosa, Frozen, y de paso se ganen un lugar en la codiciada lista de los rompedores que hacen historia hollywoodiense.

  9. No soy homófobo,simplemente solo digo lo que veo y si,no por que este sola quiere decir que una persona sea o no lesbiana,la homosexualidad no surge de repente,se nace con ella y por otra parte se me hace una tonteria que el lobby gay se ponga a pelear por estas tonterias,te repito no soy homófobo,tengo amigos con diferentes preferencias sexuales,los respeto y apoyo,creeme que hasta ellos dicen que lo que quiere el lobby gay es una estupidez.

  10. Bueno, bueno. No se si he entendido bien o mal Frozen. Se deja a diferentes interpretaciones de cada espectador (esa empatía que logra la historia con la experiencia de vida de cada [email protected]). A mi opinión el que Elsa no tenga interés en hombres, es porque no lo considera prioritario. Si vive reprimiendo sus poderes y “deja ir” los prejuicios empieza a conocerse, cosa que puede bien asociarse con aceptar la homosexualidad, así como aceptarse como persona totalmente (con virtudes y defectos, todos y cada uno). La película hace alusión a aceptarse a uno mismo, a dejar ir los miedos y a apreciarse. Ojo: que no puede ser cosa exclusiva de alguien que acaba de salir del armario. Puedes descubrir tus capacidades y tus alcances, Elsa los descubre y de cierta manera aprende a lidiar con sus poderes. Lo que no me parece en absoluto (y ojo de nuevo, que no estoy en contra de la homosexualidad ni nada) es el hecho de que todos quieran conseguirle pareja a todo. Que si Elsa debe tener un novio o una novia, ¿que acaso la plenitud de una persona no radica en el conocimiento y el amor hacia sí mismo? ¿Necesitamos forzosamente de alguien más para ser felices? Vamos, ¿que estamos entendiendo por felicidad?
    Saludos.

  11. ¿es lesbiana porque no se enamora de ningún hombre en la película? Ay por Dios, pensé que Disney había confirmado su sexualidad, pero sacarlo de la canción que habla de sus poderes….vamos, para mi no tiene nada que ver, es sacar unas frases de contexto. También es aplicable a que fuera una asesina en serie o que matara gatitos, solo son interpretaciones. Lo fastidioso para algunos es que el amor entre hermanas sea más real que el de alguien que te acaba de conocer, algo que rompe los esquemas para los que consideran que solo eres feliz si tienes pareja o amor romántico.

Comments are closed.