Glennon Doyle Melton, Hay una lesbiana en mi sopaAbby Wambach fue, hasta su retirada hace un año, una de las figuras más destacadas del fútbol femenino en Estado Unidos, y también a nivel mundial. Ostenta varios records deportivos, y gracias a su papel de capitana de la selección, a la que llevó a ganar el último Mundial, es una heroína en su país natal. Tras su retirada publicó su libro de memoria, titulado Forward, en el que hablaba abiertamente de sus problemas con el alcohol, y también de la degradación que esto había supuesto en su matrimonio con la también futbolista Sarah Huffman.

Parecía que Abby estaba pasando por un bache en su vida, pero ayer nos despertamos con la noticia de que no está sola en su proceso de desintoxicación, ya que cuenta con el apoyo de su nueva pareja, la bloguera cristiana Glennon Doyle Melton. Glennon, muy conocida en Estados Unidos por sus consejos sobre cómo aunar el papel de madre con el de cristiana mientras haces fotitos monas para pinterest, se divorció hace tres meses de su marido, y ella misma fue la que confirmó su relación con Wambach en sus redes sociales.

Abby es muy valiente. No sólo con sus palabras, sino con todo su ser. Ella nunca ha tenido miedo de ser ella misma, incluso cuando el mundo le decía que no lo fuera

Melton ha sido siempre una gran defensora de los derechos LGBT, desde una perspectiva humanista y cristiana. «Hacer pública mi posición acerca de la homosexualidad me pareció una decisión de vida y muerte», decía en su blog. «Conozco a Jesús, lo amo, y creo que si él creyera que la homosexualidad fuera un pecado, lo habría mencionado».

Sobre su nueva relación, la bloguera asegura que su marido la apoya totalmente, y que entre todos van a hacer que sus hijos (que, por cierto, llaman a Abby «M&M») se sientan tan queridos como siempre. «Somos una familia moderna y bonita. Nuestros hijos son amados. Muy amados. Y por todo ese amor, ellos son valientes». En el precioso texto en el que explica esta nueva etapa de su vida, también cuenta la razón por la que lo han hecho público. Y no es otra que la nueva presidencia de los Estados Unidos.

Estamos entrando en una nueva era en la que se necesita un tipo distinto de liderazgo. Y ahora es mi trabajo como líder no preocuparme mucho sobre lo que se piensa y se siente sobre mi, sobre cómo vivo mi vida

Como no puede ser de otra manera, les deseamos mucha felicidad a las dos.

¡Gracias Xiani por el soplo!