InicioOpiniónEl destape lésbicoLos pedófilos se arriman (de nuevo) al movimiento LGBT

Los pedófilos se arriman (de nuevo) al movimiento LGBT

Publicado

Ando un poco perdida con las nuevas etiquetas para las orientaciones sexuales pero hay cosas que no permitiré nunca.

Me debo estar haciendo mayor y me pierdo con las nuevas etiquetas para las orientaciones sexuales (sapiosexual, demisexual, pansexual, etc). Al fin y al cabo, sólo soy una escritora y no una experta en género y sexualidad. Incluso sé que hay algunas prácticas sexuales que tampoco comprendo, pero hay cosas que no permitiré nunca.

Entro a twitter y me encuentro con un cartel que no sé de dónde ha salido en el que se le añade una P al acrónimo LGTB para añadir Pedosexual. Los pedófilos están intentando arrimarse al Orgullo para aprovecharse de sus valores (libertad, respeto, tolerancia) y normalizar sus abusos a menores.

Defienden que la persecución que sufren es la misma que sufrieron homosexuales en su momento (y que aún sufren hoy en día), pero olvidan convenientemente que la práctica de la homosexualidad se da entre personas adultas y con conocimiento de causa, cosa que con los niños no, por mucho que los sexualicen.

Sí, ya sé que no es lo mismo la pedofilia que la pederastia, puesto que lo segundo es lo primero llevado a la acción, pero si eres pedófilo (pedosexual sólo es un término para hacerle un blanqueamiento moral, que no cuela) tu sitio no está en el Orgullo, sino en un psiquiatra.

El deseo sexual de los pedófilos, lo lleven o no a la práctica, no se basa en una relación de igualdad, sino de poder, la misma que usan los maltratadores.

Como me contaba la tuitera @WhimperSpain, desgraciadamente, los intentos de los pedófilos de arrimarse a los movimientos LGTB no son nuevos. Su reivindicación nació en los años 60 y 70 con la revolución sexual y con cierto apoyo de algunos miembros de los movimientos de lucha por la despenalización de la homosexualidad. Aparecieron sobre todo en Países Bajos y Francia y algunos siguen vigentes (de hecho, ya en los 2000, un grupo pedófilo se presentó a las elecciones para defender esta postura en los Países Bajos).

Diarios de izquierda como Libération y Le Monde llegaron a tratar con total complacencia asuntos pedófilos en los años 80.

Con la legalización de la homosexualidad, los movimientos pedófilos fueron perdiendo el apoyo del movimiento LGTB… hasta hoy.

Hay que cerrar puertas a estas reivindicaciones, no dejar que usen los paralelismos (persecución y lucha) del movimiento LGTB para colar sus abusos sexuales. No se trata de ser más o menos progre, no va tabúes de los que nos da vergüenza hablar. Va de qué tipo de sociedad queremos ser, de qué marco ético queremos construir y de dónde ponemos el límite.

Mi posición es clara.

Feliz Orgullo 🙂

 

Últimos artículos

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...