El 4 de marzo de 2018 se hará entrega de los Premios Oscar, la máxima distinción cinematográfica de Estados Unidos y casi, casi, del mundo. Sí, va, del mundo también. Hay premios probablemente más prestigiosos, como los de los Festivales de Venecia o Berlín, pero desde luego nada te da tanta publicidad y empaque como poner en el cartel de tu película que es la ganadora de un Oscar. Es el premio por el que todas las actrices compiten, y por el que se recuerda a los directores. Esta semana los diferentes países están anunciando cuales van a ser las películas que los van a representar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa. España enviará Verano 1993, un film dirigido por una mujer, Carla Simón, y cuya lengua original es el catalán. ¿Y Noruega? ¿Qué pinta Noruega en esta web? Pues que su elección es croqueta, y claro, eso nos mola.

La Academia del cine noruego ha propuesto como candidata a los Oscar a Thelma, una película de la que te hablábamos ayer a propósito de su estreno en el Festival Internacional de cine de Toronto. Esta película cuenta la historia de una adolescente con una familia ultra religiosa que se muda a Oslo para continuar con sus estudios. Ahí descubre dos cosas: la primera, que se siente atraída por las chicas, y la segunda, que tiene poderes sobrenaturales. A medida que su amor por Anja va haciéndose más fuerte, sus poderes también. Terror, cifi y croqueteo, todo junto y bien mezclado, en este film que la crítica considera bien construido e interesante. Su estreno en salas en Estados Unidos está programado para el 10 de noviembre de este año. ¿La veremos en España? Pues lo de siempre: seguramente en los Festivales de cine LGBT no sea difícil que la proyecten, pero en salas comerciales está la cosa más complicada. De todos modos, como siempre, estaremos atentas.

Vía: Logo