Pieles, la ópera prima de Eduardo Casanova, es seguramente la película menos normativa y más provocadora del circuito de 2018. Provocadora porque es incómoda en la forma, en una industria que persigue la guapocracia, pero sistemática en el trasfondo. Tengas la piel que tengas -siempre y cuando no implique dañar a terceros-, quiérete.

Un irreconocible Jon Kortajarena o una Ana Polvorosa con ano por boca, entre otros actores mutados por maquillaje -y otros en su propia piel-, dominan la pantalla en Pieles. Y una de ellas, que croquetea en este filme producido por Álex de la Iglesia, ha conseguido una nominado en los Premios Goya 2018.

Itziar Castro interpreta a la regenta de un restaurante que va asiduamente al prostíbulo en el que trabajan personas deformes y desfiguradas. Allí, siempre pide cita con la misma mujer. Una sin ojos, con diamantes rosas que los simbolizan, y a quien da vida Macarena Gómez.

Surge en esta historia poco convencional -y que puedes ver en Netflix- un romance entre estos dos personajes que, convencionales o no, encuentran la una en la otra lo que la sociedad les anula por su diferencia.

Castro competirá en la 32 edición de los Premios Goya contra Adriana Paz (El autor), Bruna Cusí (Verano 1993) y Sandra Escacena (Verónica) en la categoría de mejor actriz revelación. Y Pieles defenderá su diferencia con otras dos nominaciones: mejor maquillaje y peluquería y mejor actor revelación para Eloi Costa.