Ya sea con juguetes o sin ellos, una de las mejores ideas que puedes tener es utilizar lubricante, porque mejora todo muchísimo en el dormitorio (y lo que no es el dormitorio, ya sabes). El mercado es verdaderamente amplio, y no todos los productos tiene las mismas características. Si alguna vez te has preguntado qué lubricante debes utilizar, aquí va una pequeña guía con las principales cualidades de los más populares en el mercado. Antes de utilizar cualquiera de estos productos, haz una pequeña prueba para ver si te irritan o te causan reacciones alérgicas: es mucho mejor saberlo antes que llevarte un disgusto innecesario.

Lubricantes con base agua

Son los más usados y recomendados. Puedes utilizarse con cualquier juguete, porque no tienen incompatibilidades con los materiales, y también porque son los que menos manchan, algo que a lo mejor quieres tener en cuenta si no estás en un hotel y todo es muy divertido hasta que tienes que hacer la colada. Al ser más densos, la fricción resulta más agradable para algunas personas. Pero hay que tener en cuenta también que no pueden usarse en el agua, ya que al ser su base principal, se diluyen.

Cuidado también a la hora de elegir la marca: las más baratas puedes llevar algún componente como la glicerina, que puede causar pequeñas reacciones alérgicas en algunas personas. Para largas sesiones puede resultar un poco incómodo, ya que se seca con facilidad y hay que volver a aplicar. Pero, en general, resulta un buen compañero.

Lubricantes a base de silicona

Podría ser el lubricante perfecto: con unas pocas gotas es suficiente, lo que también facilita su transporte, en botellas más pequeñas, y su capacidad deslizante es una pasada. También pueden utilizarse en el agua, como por ejemplo en las bañeras, pero tienes que tener en cuenta que, igual que los anteriores, pueden causarte pequeñas reacciones alérgicas, y, sobre todo y su principal inconveniente, no pueden usarse con juguetes de silicona, porque los dañan.

Lubricantes a base de aceite

Esta clase de lubricantes no puede usarse con condones, así que si los usas para prevenir las infecciones de transmisión sexual, tienes que descartar esta opción. Su efecto es duradero, como los lubricantes de silicona, y en este caso sí es compatible con nuestros juguetes favoritos de este material. Además, para los masajes son los mejores, y los hay con muchísimos olores diferentes.

De todos modos, pueden alterar el Ph de nuestras zonas íntimas, así que si puedes escoger alguno de base agua o base silicona, mejor que mejor.

Lubricantes caseros

No, no, y no. No te recomendamos que utilices nada que no esté específicamente diseñado para usarse como tal: mantequillas, vaselinas, cremas hidratantes, helados, natas, yogures… De verdad, no es buena idea. Lo menos que te puede suceder es que estés incómoda, lo más alguna infección que te obligue a ir al médico. Haznos caso.

¿Necesitas comprar un bote (o varios)? En este enlace encontrarás gran variedad de lubricantes. ¡A disfrutar!