Hace un par de meses te contábamos cómo Anne Lister, considerada la primera lesbiana de la edad moderna, y de quien conocemos su interesante vida a través de los cuadernos que ella misma nos dejó, codificados para que los ojos curiosos no supieran de qué estaba hablando cuando hablaba de todas las mujeres con quien había dormido, había sido conmemorada con una placa en la ciudad en la que contrajo matrimonio, allá por 1834, con Ann Walker. 

La placa, como veis, incluía que Anne era un montón de cosas… pero no decía que era lesbiana. Y como las palabras importan, más de 2500 personas han firmado una petición para que se incluya en la placa, algo que ha salido adelante y que ha hecho que la York Civic Trust, sociedad que promovió el homenaje a Lister, la vaya a cambiar para que cualquier persona que se pase por ahí y la vea, lo sepa.

La sociedad contó que “la placa pretende ser una celebración positiva de la unión de Anne Lister y Ann Walker, y este sigue siendo el caso. Lo último que queríamos hacer era ofender o enojar a cualquier comunidad”. Julie Furlong, quien organizó la petición, está contenta con el cambio: “estoy muy feliz de que se hayan dado cuenta de que el lesbian erasure (¿borrado lésbico? el que se borre la identidad lesbiana de alguien, vaya) no es aceptable, pero esperaré a escuchar la redacción final antes de expresar mi opinión al respecto”

Pues nada, esperaremos todas. A ver qué ponen ahora en la placa.

Vía: The Guardian