El pasado día 11 de octubre se celebró el Coming Out day, un día que, desde 1988, sirve para tomar conciencia de los derechos de las personas LGBT, y nuestro pasado, presente y futuro. Y esta fue la fecha elegida por Katie y Becky, una pareja de mujeres, para proponerse matrimonio. Y lo hicieron a lo grande: durante el concierto de Katy Perry en Barclays Center de Nueva York.

La cantante subió a la pareja al escenario y les preguntó que qué deseo pedirían si vieran pasar una estrella fugaz. Katie se vino super arriba y, parafraseando Teenage Dream, aprovechó el momento.

Bueno, no sé si habéis visto a Becky, pero ella es muy guapa, incluso sin maquillaje. Y ella es perfecta cada vez que la miro. Becky, ¿te casarías conmigo?

 

«¡Dile que sí, Becky, que quieres casarte!», gritó Perry al micrófono. Becky, como no podría ser de otra manera, dijo que sí y se hicieron un selfie que inmortalizó el momento.

Katy Perry tiene un aura croqueta alrededor que no puede negar. No sólo saltó a la fama con una canción que, en su momento, se convirtió en todo un himno lésbico, sino que más tarde contó que se basaba en hechos reales, y que, de hecho, ella había hecho bastante más que besar a una chica. También tuvo que escapar de una fan acosadora en un concierto, besó a Miley Cyrus en una actuación, y protagonizó una sesión S/M con Madonna que, bueno, sólo ha sido superada por su tonteo con Rihanna. Ay, Katy.

Vía: People