El pasado martes tuvieron lugar en Estados Unidos elecciones a *mil* cosas: algunos estados elegían gobernadores, una parte del Senado se renovaba, había condados que escogían sheriff… en fin, el sistema de elecciones en este país es complicado. Muchas sabréis que han sido récord las mujeres elegidas para las dos Cámaras del Congreso, con 113 representantes y senadoras, y esto merece un análisis aparte que, cuando la vida nos deje, intentaremos hacer. El caso es que Michigan escogía también a su fiscal general, y la elegida ha sido Dana Nessel, candidata demócrata que se ha impuesto por un ajustado 48,5% de los votos, y que se convierte así en la primera mujer lesbiana en ocupar este cargo. Su discurso de aceptación estuvo lleno de referencias a este hecho y, como hacen el resto de fiscales que tienen pareja, culminó el mismo con un beso a, en este caso, su mujer Alanna Maguire, con la que está casada desde 2015, y junto a quien está criando a una pareja de gemelos.

Para todos aquellos que no pueden soportar el hecho de que me voy a convertir en la primera persona abiertamente homosexual en ganar la fiscalía general de Michigan… *beso* Esto es odioso, pero tenía que hacerlo.


Nessel ha luchado de manera incansable por los derechos de las personas LGBT. Abogada de profesión, litigó en el caso DeBoer vs Snyder en 2012, en el que una pareja de mujeres lesbianas de Michigan impugnó la prohibición estatal de matrimonio entre personas del mismo género, y que sirvió de precedente para uno otro a nivel estatal que llegó hasta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, . dando como resultado el fallo nacional sobre la igualdad en el matrimonio de 2015. April DeBoer y Jayne Rowse, las mujeres de este caso, subieron al escenario junto a la nueva fiscal general, en una muestra de apoyo, dado que Nessel ha sufrido una campaña homófoba en su contra durante toda la campaña.