No sé si os habéis percatado de que últimamente estoy siendo incluso más desastrosa de lo habitual: Todas mis entradas van tarde (esta incluida :D), no contesto los comentarios (¡antes lo hacía tarde pero al menos lo hacía!) y en general es todo un auténtico caos. (¡Desde aquí un beso para Emma y Marca! ¡Que Dios os lo pague!)
El caso es que esto tiene una explicación. Y no me refiero únicamente a que yo sea lo peor (que también.)
Tengo que confesar algo: ESTOY DE MUDANZA.

Intervention

Me gusta decirlo así, a modo de confesión. Rollo «intervention» y rollo AA. 
Al principio me daba vergüenza reconocer que lo estaba pasando mal con el proceso y lo mucho que me estaba costando adaptarme, pero rápidamente me di cuenta de que esto es un mal epidémico y que todo el mundo odia las mudanzas. «No es tan raro», diréis. «Todo el mundo ha pasado por esto» «Supéralo, Ri, no es para tanto.»
Y tendréis razón.
Pero yo me he ido a vivir con una hetero.(A mí me gusta hablar de las heteros como quien habla de animales mitológicos, pues ya sabemos todas que están en peligro de extinción y ahora mismo no hay más que lesbianas everywhere.) Y no me he ido con una hetero cualquiera. Me he ido a vivir con la hetero más hetero sobre la faz de la tierra.
¿Sabéis lo que eso significa? ¡ESO SIGNIFICA QUE TODAS LAS TAREAS DE BRICOLAJE SON PARA MÍ!

Se me está poniendo la cara de este tío
Se me está poniendo la cara de este tío

Mi función en las visitas a Ikea es básicamente la de cargar (la mía y la de la pobre Srta. Lawliet, cuyo coche nos ahorró innumerables viajes y agujetas.)
Pero mi función no se limita a la de ser la mula de carga, no, una vez llego a casa me toca ponerme a montar los muebles y dar instrucciones a mi novia y mi compañera de piso (yo siempre he pensado que sería una capataz genial. A veces también pienso que me he equivocado de especialidad y tendría que haber sido cirujana: me encanta dar órdenes y se me da genial; modestia aparte.)
Yo he intentado no intervenir y dejar que lo hagan solas, pero la última vez que hice eso mi compañera de piso montó parte de la cama al revés y hubo que desmontarla y volverla a montar. (Briconsejo: SEGUID LAS PUTAS INSTRUCCIONES DE IKEA PARA EVITAR SITUACIONES COMO ESTA.) Doy gracias a mi padre desde aquí por su maravillosa caja de herramientas y sus preciosos destornilladores y, sobre todas las cosas, doy gracias a mi padre, a Dios, a la Virgen y a quien haga falta por esa maravilla de la Creación y la Tecnología (así con mayúsculas) que es EL ATORNILLADOR ELÉCTRICO.

Mi bebé
Mi bebé

No sé muy bien qué opinar de esto, la verdad; porque lo peor es que ME ENCANTA. 
Mi compañera de piso propone que yo arregle las sillas mientras ella limpia y a mí me parece MARAVILLOSO. Y ahí estoy yo, con mis trapos, mis destornilladores, mi lija, mis brochas… feliz como un regaliz. ¿Es esto normal?
Es que yo creo que esto ya es patológico, porque el otro día cuando me tocó a mí hablar con el tío de la instalación de Internet por que era la única que le entendía cuando hablaba de rosetas e historias estaba hasta contenta (otro día hablaremos de las instalaciones de Internet, porque eso sí que es odio de verdad, con la llama de mi odio podría iluminarse un continente entero, no os digo más.)

Os confieso que me está dando un poco de vergüenza este post, pero ahora no me da tiempo a escribir otro.
Y ya que estamos hoy de confesiones, os confesaré que… esta no es la primera vez que esto me pasa: En mi piso anterior siempre me tocaba arreglar cosas.
Me estoy haciendo un currículo de «arregladora de cosas» que flipas. Cisternas, teles, ordenadores, mesas, lámparas, sillas…

Vamos, que mi compañera de piso está encantadísima de haberse ido a vivir con una bollera y yo odio que me toque encargarme siempre del bricolaje ¡Y QUE ENCIMA ME GUSTE!

En la línea del bricolaje y para seguir con mi campaña. :D
En la línea del bricolaje y para seguir con mi campaña. 😀

 

 

21 Comentarios

  1. Vaya que tus post me hace reir muchisimo pero este me encanto, me senti bastante identificada con el hecho de que a mi tambien me encanta arreglar cosas y me apunto solita sin que me digan

  2. Jajaja Qué gracioso… a modo personal, mi abuelo fue artesano y mi papá construye casas así que todo ese mundo no me es ajeno, y bueno, a veces hay que ponerse loa guantes y agarrar el martillo para evitar una catástrofe mayor. Construir o destruir cosas siempre pueden ser una gran terapia xD

  3. Hillary adoptameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!! que mi madre no me entiende!!!! (sí, yo también estoy enganchada a Love it or list it)

    Ah! el bricolaje… esa actividad maravillosa en la que después de sudar la gota gorda x todo el aparcamiento de Ikea cargando las mega cajas que contienen el armario de dos puertas modelo haskelaaar lacado en blanco, tu padre se empeña en ayudar a montarlo porque tú sóla como vas a poder, que importa que la casa esté llena de cosas montadas por mí porque nadie más ha sido capaz, y saca la caja de herramientas porque cómo va a ser que ese mueble se monte sólo con una llavecita Allen, eso son mariconadas y él le pone unos tacos y unos tirafondos con cola de carpintero dentro que verás tú como así sí que sí no se te desmonta en cuanto metas tus chorrocientas camisetas de dibujitos, y se empeña en montarlo sin escuchar las sabias palabras de las instrucciones de montaje, mientras yo le grito que no se ponga cabezón, que los tornillos honrflon van en la parte de abajo, y el se empeña en poner los hornflon donde se le pone en los strudenjuns mientras se acuerda de la madre que parió a los suecos, y yo me voy al baño a cortarme las venas pero fallo porque se me desvía la trayectoria del susto que me pega cuando berrea que eso en el hueco que hay no cabe, que si no distingo un cero de una patata para que me meto a tomar medidas, y mi madre asoma la cabeza para ver que tal va todo y pone cara de circunstancias mientras musita «por ahí no vais bien», y yo me enajeno y empiezo a pensar en el parricio como una opción a tener en cuenta, y de un golpe de viento las instrucciones salen por la ventana y se las come Xena (sí, tengo una perra gigantesca que se llama Xena cuya ley es «si cae al suelo, es mío») y el sol empieza a ocultarse, y a mí me han salido canas del stress y mi padre ha agujereado toda la pared, ¿para qué? sólo él lo sabe, pero por fín hemos terminado de montar… ostias! si nos ha salido una estantería! mamá tenía razón, por ahí no íbamos bien :S

  4. Pues a mi se me da fatal arreglar cosas. Yo soy de las que las estropea aún más. El caso es que no me desagrada ponerme a montar muebles de ikea ni nada de eso, pero es probable que alguien tenga que ir detrás mío arreglando lo que yo estropeo jajaja

    Muy buen post, me encanta leeros

    saludos ^^

  5. Ya, pues ahora imagínate ser lesbiana Y VASCA. Hago arreglos varios, abro los botes de mermelada duros, me encargo del mantenimiento de internet… y disfruto como una enana haciéndolo.

  6. Casi muero asfixiada al leer todo de un tirón sin puntos pero me ha encantado la historia y que tengas una perra que se llame Xena(la princesa perrera?).

  7. No estas sola, aunque mi caso es distinto. En mi casa somos solo mi padre y yo, y mas nos tardamos en darnos cuenta que algo esta dañado en que alguno (dichoso de la vida) ya este mirando como lo arregla. Por cierto, es increíble la cantidad de cosas que funcionan con un golpe bien dado xD.

  8. Mis EX les quedaron las casas con halogenos en los baños, cuadros colgados, muebles de Ikea, pintadas las habitaciones, arregladas las persianas, si es verdad que me gusta el bricolage, pero ya estoy pensando que cuando se acaba la casa se acaba la relacion, :D. Tb me gusta cocinar. Después de este resumen creo que voy a poner un anuncio para encontrar pareja … jajajaja.

  9. A mi con 10 años me regalaron una dremel en mi cumpleaños… Que felicidad!!!!
    12 años después soy interiorista y me dedico tambien a diseñar mobiliario y fabricarlo, casi todo con mis manos. Mi madre és una visionaria, esta claro.
    Así que cada vez que alguien se canvia de piso podeis imaginaros a quien llaman…

    PD: viva los destornilladores electricos, aun que con el tiempo pierden toda la fuerza. ( usar el taladro con las puntas és una buena opción tambien)

  10. A mi con 10 años me regalaron una dremel en mi cumpleaños… Que felicidad!!!!
    12 años después soy interiorista y me dedico tambien a diseñar mobiliario y fabricarlo, casi todo con mis manos. Mi madre és una visionaria, esta claro.
    Así que cada vez que alguien se canvia de piso podeis imaginaros a quien llaman…

    PD: viva los destornilladores electricos, aun que con el tiempo pierden toda la fuerza. ( usar el taladro con las puntas és una buena opción tambien)

  11. soy yo o a todas las lesbianas se nos da de lujo el bricolaje y demases??? porque vamos en mi caso este post es ocmo si hubieses calcado mi vida hasta hace dos semanas….

  12. lol a mi me pasa lo mismo, como soy la mas grande de las chicas de la familia(y la mas bruta tambien) siempre me salia cargar las cosas del ikea y despues armarlas con mi padre y el super destornillador, q solo habia uno y si estabamos los dos armando estanterias y armarios o sillas, pues por jerarquia me salia a mi el de toda la vida y el q me doliera la muñeca de tanta vuelta xD…. a mi no me gusta pero si hay q hacerlo se hace, ademas siempre me sale la parte menos bonita cargar colocar las piezas, o quitar paredes y mover cables(a los cuales mi padre me hace siempre tocar primero para ver si bajo los suiches de corriente op no el muy cabron…) quedando electrocutada por momentos. No tolero montarme en la escalera y pues si toca…pos toca(no es miedo a las alturas es vertigo gilipollas porque en los parques repito 374873839303 veces en las montañas rusas xD). En fin q es una cosa muy extraña.

  13. Totalmente identificada con el post.

    Mi caso creo que ha llegado al extremo; mi abuelo espera que vaya el fin de semana a casa para ayudarle con el bricolaje. No sería algo extraño SI NO TUVIESE TRES TÍOS, Y ESPERA A QUE VAYA YO.

    Ya no sé si es un piropo o directamente que me trata como una marimacho nivel 100,xD.
    P.D: bendito destornillador eléctrico…cuánto trabajo y dolores de brazo ahorra,^^

  14. en el CLAVO!

    de paso… un importantisísimo briconsejo*: al trabajar con superglú intentar manipularlo con cualquiera de los dedos, exceptuando el índice, el pulgar y el medio 😀

    *En caso de no haber seguido esta instrucción adecuadamente: el superglú se va lijándote los dedos. Así me lo indicó mi farmacéutico.

  15. No importa q tus entradas lleguen tarde, mientras lleguen jajajja. cada ves q veo una nueva entrada se me dibuja una sonrisa en el rostro, así q vale la pena esperar jajaj

  16. Siii a mi también me encanta el bricolage y bueno, en general todo lo que tenga que ver con la decoración y construir cosas. Al año que viene me independizo y estoy deseando para dejarme la casa preciosa 🙂 No puedo aguantar maaas!! 😀 😀 😀

  17. Tengo que comentar de manera obligada. Hace unos 5-6 años, mi padre y yo cambiamos de casa. Soy la hija pequeña (la que vivía con él) y la bollera. Mi padre decidió montar todos los muebles de la cocina él solito (con todo mi apoyo moral, claro). Fue entonces cuando descubrí el atornillador eléctrico. Algo así como amor a primera vista. Tanto, que le dije que yo quería uno cuando tuviese mi casa.
    A los pocos meses me fui a vivir a Barcelona. Al verano siguiente, por mi cumpleaños, mi padre me regaló un atornillador-taladro eléctrico, para que lo tuviera junto a la caja de herramientas (muy completa, por cierto) que me compró la primera vez que me visitó. Casi lloro de la emoción (y mi novia pensaba que era una coña de mi padre…).
    Me río un montón cuando la gente flipa porque tengo una caja de herramientas y un atornillador eléctrico, ¡es genial!

    Me he sentido MUY identificada jajajaja

  18. es mejor cuando a tu novia y a ti les gusta el bricolage y se relaciona con su profesión, soy diseñadora industrial y no se imaginan la cantidad de herramientas y materiales que uno puede acumular, que mi habitación parece un taller. creo que esta profesión es muy croqueta

  19. es mejor cuando a tu novia y a ti les gusta el bricolage y se relaciona con su profesión, soy diseñadora industrial y no se imaginan la cantidad de herramientas y materiales que uno puede acumular, que mi habitación parece un taller. creo que esta profesión es muy croqueta

Comments are closed.