To all the girls I’ve loved before es la sección en la que hablamos de todas aquellas mujeres que nos han enamorado en algún momento de nuestras vidas. Hoy queremos hablar de Tana Mongeau, y de por qué no solo no la odio ni la considero, como dicen algunos para insultarla, una barbie falsa, sino que la admiro como mujer y la quiero como amiga, únicamente porque como esposa DEBE ser la de Bella Thorne.

Procedencia: Estados Unidos

Época: 1998-actualidad (20 años)

Conocida por: Celebridad de Youtube estadounidense

Croqueteo: Bisexual (hasta donde sabemos no se ha definido con esta etiqueta pero yo soy de la escuela de la sencillez del homo/bi/hetero/a, aunque entienda y respete perfectamente a las que son de usar palabras más explicativas para la complejidad de la sexualidad)

Tana Mongeau, como la inmensa mayoría de los youtubers americanos muy famosos, es tan amada como odiada, y tirando más al segundo sentimiento. Sin embargo, creo que podemos convencerte de su valor… *Girlfriend material*

«A ti qué te tira más en una chica, ¿el físico o la personalidad?» debe ser una de las preguntas camufladas como profundas más completamente estúpidas. Para mí no son las chicas en sí, porque puedes especificar un tipo específico que buscas y acabar feliz con una que no tenga nada que ver. Lo importante es la química y la relación que compartas con ella. Personalmente, encuentro que lo más importante en la chica con la que quiero estar son dos cosas: pasármelo bien con ella y sentir que es real.

Tana no puede ser más de las dos cosas. Su canal está lleno de storytimes o vídeos chill con los que te puedes entretener sacando alguna que otra sonrisa. Es indudablemente sincera y real en todos sus vídeos, nunca sientes que te oculta o te muestra otra cara, algo que SÍ se nota. No hay nada más atractivo que sentir que una chica es cercana y familiar, y es muy raro encontrar eso en las famosas. Nunca podría imaginarme a Lauren Jauregui o Sofía Vergara haciendo sus necesidades en mi baño, con Tana entraría a lavarme los dientes.

Pero me prohíbo pensar en ella como nada más, y te lo prohíbo a ti. Porque Tana compone la mitad de una de las relaciones que más shippeo actualmente. Ella y Bella Thorne están hechas la una para la otra. Esta última también muy odiada, Bella es una ex-estrella disney que ha crecido como una joven loca y rebelde. Tana la comprende de verdad, se apoyan mutuamente, entienden sus mierdas y su pasado, se ven con una complicidad que ninguno de sus críticos las ve y cualquiera se da cuenta de que son felices cuando están juntas. Por favor que dure, porque esto me está dando mucha vida.

¿Convencida?