croqueta librePodéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección de correo que figura en el banner, con el asunto “La croqueta libre”. Los textos se leerán para escoger, pero no se editarán. Es decir, que si tu texto se ajusta a la temática de la web, lo publicaremos, pero sin corregir las posibles faltas. Los textos deben ir firmados con nombre o seudónimo. ¡Ah! ¡Y un título!

Ella es tan impredecible

es como las olas

va

viene.

Un encanto de sirena da vuelta en círculos hasta marearme, dejando su aroma impregnado en el aire que me deja al suspirar ante su presencia

esa noche lo supe

          tendría una herida 

tan abierta

como sus parpados

Sus labios y su egoísmo al fin rozaron mi lengua, su indecisión de confusión de no saber si debía, la bese lentamente para no incomodarla, pero tan deprisa que no le diera tiempo de pensar, sentía como su corazón latía ardido, mientras que el mio dejo de pintar batallas perdidas, creyéndose triunfador, junto a mi cuerpo que estaba seguro de lo que vendría y estaba preparado desde hacia ya tiempo, lo estaba buscando y esperaba con paciencia, el se denudo por completo ante un “no” por respuesta que tuvo valor ante las ganas de pertenecernos, las cariseas, mis manos forasteras en tour por esa piel tan suave como tu sexo, tu lengua húmeda haciéndose pangeas sobre mis erectos senos que te pedían a gritos, por ese beso, ese beso que no define lo que ahí paso, lo que pudo haber sido y no fue, lo que quiere que sea pero no sera, la conciencia al final gano la batalla, tu y yo perdimos ante la pasión, esa que vibra cuando nos miramos, eso que tu quieres evitar ya no tiene vuelta atrás.

pero si

duelen mas los amores

improbables

que los

       imposibles

los que pudiendo ser

no son

Y es que vives de miedos y de costumbres, no quieres aventurarte a vivir lo que sientes y te definen, y por mas que lo intente mi cuerpo no cabe y el tuyo no sede, tan bonita que te verías convertida en música si te dejaras tocar en el tono que yo quiera, te saldrían canciones de la piel.

Tengo una herida abierta que va cicatrizando de apoco, que llevara tu nombre (agrietado)

El eterno presagio

te rompen el corazón

y ni siquiera 

lo has entregado