The L Word, Hay una lesbiana en mi sopaDurante seis temporadas, The L word nos dio todo lo que necesitábamos. Teníamos dramas, teníamos amor, ¡teníamos relaciones entre mujeres! Y sexo, bastante sexo, y sexo que no era frecuente ver en 2004 en ninguna serie. A algunas les parecerá trivial, otras creemos que, en el contexto, tuvo mucha importancia.  Ayer conocíamos que, ocho años después de ver el último episodio, Showtime había dado luz verde a la secuela de The L word, y hemos pensado que quizá sea buen momento para verla de nuevo. O…  verla por primera vez.

Shane What, Hay una lesbiana en mi sopa

(Tu secreto está a salvo con nosotras).

Bette, Hay una lesbiana en mi sopa

El caso es que para hacer cosas locas siempre estamos a tope, y hemos calculado con la web Bingclock.com cuanto tiempo nos costaría ver la serie completa. Si la vemos del tirón, sin parar a NADA, en 2 días y 22 horas la tenemos vista entera. ¿Se puede hacer? Se puede hacer. Y sobre todo si le quitamos los títulos de crédito y los del final, que entonces se nos queda la cosa en 2 días, 20 horas y 50 minutos.

Shane The L Word Hug, Hay una lesbiana en mi sopa

Igual es forzar un poco

Ahora, si eres una persona un pelín más normal y quieres, no sé, ir a hacer pis o relacionarte con personas en la vida real, aunque tampoco mucho, si la ves en cómodos (ejem) maratones de doce horas, en seis días te has recorrido la historia entera.

Shane The L Word Gif, Hay una lesbiana en mi sopa

Aunque, quizá, la mejor manera de hacerlo es viendo un par de episodios a la semana, porque en 35 semanas se puede asimilar bastante mejor la serie. Y casi, casi, coincidirá con el estreno de los nuevos episodios.

Dana The L Word, Hay una lesbiana en mi sopa

Temporada por temporada, las más extensas son las dos primeras, que duran trece horas cada una. Tercera, cuarta y quinta tienen una duración de doce horas, y la última es la más breve, con ocho horitas. En cuanto a episodios, el que más minutos tiene es, claro, el piloto, con 1.35 de duración.

¿Te animas?

Shane The L Word, Hay una lesbiana en mi sopa