Uno detrás de otro, pim, pam, trucu, trucu, La favorita se llevó ayer siete premios BAFTA, otorgados por la Academia del cine británico. Suyos fueron Mejor diseño de producción, Mejor maquillaje y peluquería, Mejor Guión Original, Mejor diseño de vestuario, Mejor película británica y, por supuesto, las dos joyas de la corona: Mejor Actriz principal, para Olivia Colman, y Mejor actriz de reparto, para Rachel Weisz.

Colman tuvo palabras de agradecimiento para sus compañeras, Weisz y Emma Stone, en su discurso de aceptación del premio.

Lo que realmente quiero hacer es agradecer a Emma y Rachel —debo ponerlas juntas, no solo por tus actuaciones, sino por lo que hicieron después de que las cámaras dejaran de rodar—. Nunca hemos hablado de esto y me parece muy emotivo, pero sois la guardias de honor más elegantes y amables que cualquier mujer podría tener y os quiero

Colman había estado nominada en estos premios por su actuación como Actriz principal en Broadchurch, pero este ha sido el primero que consigue. Curiosamente, también bajo la dirección de Lanthimos, se alzó en 2013 con el British Independent Film Award a Mejor actriz de reparto por su papel en Langosta. Así mismo, Weisz también habíoa estado nominada a los BAFTA, en su caso en 2005 por El jardinero fiel, pero tampoco consiguió hacerse con él, ya que el premio fue para Reese Witherspoon por su actuación en Walk the line, que también le daría el Oscar ese mismo año.

¿Otra cosa guay de La favorita? Por supuesto, el momentazo de las actrices diciendo a la cámara «gay rights». Así, sí.

Podéis consultar el listado de ganadores en este enlace.